Cobertura Tu Voz En Libertad
Cobertura Rumbo a Elecciones 2024
Cobertura Corredor Interoceanico

Dante: retiro a la vista

Columna: Raymundo Jiménez



Dante: retiro a la vista

En una fanfarronada más, de las que desde estudiante de la Facultad de Derecho de la Universidad Veracruzana solía hacer, Dante Delgado, dirigente nacional de Movimiento Ciudadano (MC), le prometió hace más de tres meses al periodista Joaquín López Dóriga que se retiraría de la política si su partido no sacaba más votos en 2024 que el Frente Amplio por México (PAN-PRI-PRD).

“Vamos a hacer un compromiso hoy y lo hacemos fuerte: si Movimiento Ciudadano no saca más votos que los partidos tradicionales, me retiro de la política”, declaró en la entrevista que el 24 de agosto pasado le hizo López Dóriga para Radio Fórmula, al cuestionar al veracruzano sobre las voces que desde entonces señalaban al partido naranja de servir de esquirol de Morena para fracturar a la oposición.

Para justificar su decisión, Dante argumentó que no cancelaría la posibilidad de que las nuevas generaciones tengan un proyecto que le dé sentido al futuro del país, es decir, otra opción distinta a los partidos que calificó como “la vieja política”. 

Por aquellos días, el líder fundador de Movimiento Ciudadano mantuvo en el tintero la identidad de quién sería el candidato naranja que sería postulado a la Presidencia de la República, aunque anticipó que estaría entre el edil de Monterrey, Luis Donaldo Colosio Riojas; el gobernador de Nuevo León, Samuel García, y, en última instancia, él mismo. 

“Tenemos mejores perfiles que ellos y eso se acredita en las encuestas de periódicos como Reforma, que dicen que no tenemos… ¡claro que sí se puede ganar!”, afirmó muy seguro Delgado Rannauro.

Pero el primero en abrírsele fue el alcalde regiomontano, el precandidato mejor posicionado en todos los sondeos sin necesidad de autopromocionarse.

En un foro universitario, al preguntársele sobre la posibilidad de buscar la candidatura presidencial, el hijo de Luis Donaldo Colosio Murrieta –candidato priista asesinado en 1994 en Tijuana– fue muy claro en su postura: “Tengo muy poco tiempo de haber ingresado a la política, hay muchas cosas que deben madurar, comenzando por mi persona, hay muchos aspectos en los que debo madurar como padre, como esposo, como amigo y por supuesto que como servidor público, y hay que saberlo reconocer”.

Además, a diferencia de Dante, el munícipe remarcó que “no quiero ser yo la persona que divida una oposición que tiene genuinas intenciones de recalibrar México”.

“No voy a entrar a esas riñas inconsistentes. Respeto mucho a Movimiento Ciudadano, es la plataforma en la que pretendo quedarme para hacer mi carrera política, durante el tiempo que dure mi carrera política, pero no voy a ser artificie de la división de una oposición. Sería irresponsable”, afirmó categórico.

“Y finalmente tengo una razón muy egoísta, que quizá es la primera: mis hijos están pequeños, son mi mundo y este es el momento para estar con ellos”.

El mismo consejo que le dio a su compadre Samuel García, a quien no acompañó ni al registro de su precandidatura ni al inicio de su abortada precampaña. Pero ni el gobernador ni Dante lo escucharon. Hoy, ambos quedaron exhibidos.


Más columnas

Consejo Estatal del PAN: El PRI compra la franquicia azul en Veracruz

Columna: Consejo Estatal del PAN: El PRI compra la franquicia azul en Veracruz


Fernando Vázquez Rigada

Sorprendidos

Columna: Sorprendidos



Raymundo Jiménez

Dante: retiro a la vista

Columna: Al pie de la letra

×