Profesora denuncia transfobia en la Universidad La Salle

El pasado miércoles, tres días después de anunciar a través de Facebook el último documento que acreditaba su identidad femenina, Daniela Muñoz Jiménez recibió una llamada de Haidé Negretti Rodríguez, coordinadora del Centro de Impulso y Vida Estudiantil (CIVE) en la Universidad La Salle, donde le hizo saber que ya no se desempeñaría como docente en el próximo ciclo escolar.

Según información de Proceso, afirmó que el argumento fue que solo tenía una clase y al haberse reducido la matrícula de alumnos por la contingencia sanitaria, la institución había decidido ‘eliminar’ a los maestros que menos horas tenían.

Profesora denuncia transfobia en la Universidad La Salle

Sin embargo, hace cinco años, cuando fue contratada, siendo Daniel, con la imagen e identidad de hombre, tenía cuatro grupos a su cargo, daba dos talleres y seminarios, pero cuando decidió transicionar ‘todo cambió’.

Además, aseguró que en la entrada del campus ‘el hermano actual en curso de la Universidad La Salle’, es decir, el rector Enrique Alejandro González Álvarez, le dijo que no le gustaba su imagen.

A partir de tal incidente, comenzaron a quitarle grupos o darle los que tenían menos alumnos hasta que finalmente ya no le dieron grupos y tampoco le avisaron que había sido despedida o le dieron liquidación alguna.

Posteriormente, Daniela reunió pruebas, mensajes, correos y audios para demostrar que su despido era discriminación y le pidieron ‘de favor’ que tomara eso como un ‘malentendido’, a la par le devolvieron sus grupos.

Aunque, tras amenazas del rector, finalmente el martes pasado Haidé Negretti le llamó para informarle que estaba despedida. A pesar de que la Universidad informó por sus medios oficiales que ningún docente sería despedido durante la pandemia.

Por ello, Daniela Muñoz señaló que la Universidad La Salle debe comprobar la disminución de la matrícula estudiantil y si fue tan significativa para hacer reducciones en la plantilla docente, así como cuántos despidos hubo y por qué razones.

También te puede interesar

En el último punto afirmó que su caso no es el único, pero que ella es la primera que se ha atrevido a hacer público su caso. También, recalcó, que jamás ha tenido una sola falta administrativa y sus alumnos la califican como una docente ‘maravillosa’.

Por esa razón, alumnos de la Universidad difundieron en redes sociales una denuncia a la transfobia que existe al interior de la institución y la protesta recibió el respaldo de otros usuarios y colectivos, entre ellos el de Las Brujas del Mar, colectivo jarocho que convocó al paro nacional de mujeres el pasado marzo.


Descarga Versión Digital