UN VERACRUZANO DE EXCEPCIÓN



UN VERACRUZANO DE EXCEPCIÓN

Este 5 de abril conmemoramos el 27 aniversario luctuoso del Ingeniero Heberto Castillo Martínez. Dirigente social, maestro universitario, preso y perseguido político, destacado científico, ex candidato a la Presidencia de la República, ex candidato a gobernador de Veracruz, ex diputado y ex Senador, el cual sigue siendo un referente importante para la izquierda mexicana.

De Secretario Particular del ex Presidente Lázaro Cárdenas a perseguido político del régimen opresor de Gustavo Días Ordaz. Heberto a pesar de las adversidades dio muestras de congruencia en su actuar político, lo mismo defendiendo la soberanía energética que la paz en Chiapas; participando del movimiento del 68 al Movimiento de Liberación Nacional, de su lucha contra el imperialismo a su lucha en contra del neoliberalismo y sus fatales consecuencias.

Ayer perseguido, defenestrado, golpeado, injuriado y encarcelado por el sistema. Hoy reconocido, notable y prestigioso deja un legado importante para las nuevas generaciones de políticos y científicos, ese binomio del cual Max Weber se refería y que Heberto encarnó a la perfección.

No se trata de ser nostálgicos, por el contrario, es la ciencia y la política al servicio de las causas, es la técnica y la rebeldía que se hacen presentes en momentos en que el analfabetismo político se manifiesta de manera cotidiana, porque en política (al igual que en la filosofía) al decir de Gustavo Bueno es siempre pensar contra algo o contra alguien.

Si bien Heberto no pudo ver los frutos de su lucha en favor de la democracia, los resultados son palpables. Ahí tenemos el triunfo del primer gobierno democrático en la Ciudad de México con el Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas que prefiguro el triunfo de 2018 previo a las elecciones cuestionadas de 2006 y una inequitativa campaña en 2012; que permitió la organización y la movilización de lo que hoy es el Movimiento de Regeneración Nacional.

Aún después de su partida Heberto se ha hecho presente. En 1997 recibió post morten la medalla Belisario Domínguez, máxima condecoración que el Senado de la República impone a aquellos hombres y mujeres distinguidos por su ciencia o su virtud en grado eminente, como servidores de la Patria o de la humanidad.

Quizá por la magnitud de los acontecimientos, pero no debe pasar desapercibido que, en la sesión de Jurado de Procedencia de la Cámara de Diputados del 7 de abril de 2005 en contra del entonces Jefe de Gobierno del Distrito Federal Andrés Manuel López Obrador, quien estuvo a su lado en esa histórica sesión fue la propia María Teresa Juárez de Castillo. Ante la embestida de las élites en contra de la democracia la presencia de quien en vida fuera su esposa fue relevante.

Por ello, a 27 años de su fallecimiento no debemos pasar por alto la vida y el legado político de este veracruzano de excepción.

Concluyo finalmente con las palabras que Andrés Manuel López Obrador mencionó en el Palacio de Bellas Artes en su homenaje póstumo:

 “Seamos mejores, viviendo, pensando y actuando como lo hizo Heberto Castillo. Cuando las contradicciones y avatares de la lucha política nos generen disyuntivas aparentemente insalvables, sólo preguntémonos: ¿Qué hubiera hecho Heberto Castillo en esta situación?



Más columnas

Francisco J. Ávila Camberos

Al cuarto para las doce

Columna: Al cuarto para las doce


Raúl López Gómez

Cosmovisión: Rocío Nahle: la entrevista

Columna: Cosmovisión: Rocío Nahle: la entrevista


Cafe de mañana: la última y nos vamos

Columna: Cafe de mañana: la última y nos vamos


Enrique Haro Belchez

Agenda ambiental: PLANETA vs PLÁSTICOS

Columna: Agenda ambiental: PLANETA vs PLÁSTICOS

×