Agenda ambiental

Columna: Agenda ambiental



“Estamos enfrentando una emergencia climática y debemos tomar medidas drásticas ya”. J. Biden.

El candidato ganador a la presidencia estadounidense Joe Biden presentó en campaña un plan de 22 páginas que se ajusta a muchos de los objetivos del “Green New Deal” (“Nuevo Pacto Verde”) que llevan tiempo impulsando figuras progresistas en los Estados Unidos, el documento incluye una serie de propuestas de políticas que reflejan aspectos para descarbonizar la economía; se presenta en un momento en que el cambio climático se ha convertido en una prueba de fuego a nivel global.

Este proyecto enfatiza la relación entre el medioambiente y la economía; la propuesta de Biden busca reducir el impacto “más agudo” que la crisis climática tiene en casi la mitad de los latinos en Estados Unidos que viven en condados donde el aire no cumple los estándares de salud pública.

El plan busca desatar una “revolución de energía limpia” mediante la inversión de 1,7 billones de dólares en energías limpias, devolverá al país al Acuerdo de París sobre el clima y hará que se neutralicen las emisiones de gases con efecto invernadero para 2050.

Esa meta supera con creces la establecida por Obama, con el que Biden fue vicepresidente, cuando EE.UU. se adhirió en 2015 al Acuerdo de París, momento en el que se comprometió a rebajar para 2025 las emisiones estadounidenses de efecto invernadero entre un 26 y un 28 por ciento, con respecto a los niveles de 2005.

Biden se comprometió a ir “mucho más allá” de las políticas climáticas adoptadas por el Gobierno de Barack Obama, y desde luego las de Trump, con una serie de órdenes ejecutivas desde su primer día en el cargo, y dijo que exigirá que el Congreso promulgue una legislación que cumpla el objetivo de reducción de emisiones de mediados de siglo. También “liderará un esfuerzo para que todos los grandes países” hagan más ante la emergencia climática, e integrará ese tema en la política exterior y comercial de Norte América.

Joe Biden está tomando un camino similar al de los políticos de otros países desarrollados, con promesas de políticas costosas para ayudar a abordar el calentamiento global. Promete poner fin a los combustibles fósiles en el sector energético para 2035 y reducir las emisiones netas de los Estados Unidos a cero para 2050 al producir el 100 % de su energía mediante fuentes renovables poniendo fin a los subsidios para los combustibles fósiles.

Este Plan incluye la promesa de hacer “la inversión más grande en investigación e innovación de energía limpia”, con un gasto que asciende a 400 mil millones de dólares durante 10 años, así como la creación de una nueva agencia de investigación federal centrada en el desarrollo de tecnologías de energía limpia, incluida la captura de carbono y nuevas tecnologías nucleares.

La propuesta también exige mejoras considerables para conseguir una mejor eficiencia energética, una nueva red de 500 mil estaciones de carga de autos eléctricos para 2030, avances en la fabricación con bajas emisiones de carbono e incentivos para la creación de combustibles “nuevos y sostenibles” para los aviones.

El llamado Nuevo Acuerdo Verde muestra la respuesta al cambio climático en Estados Unidos, “Debemos tomar medidas drásticas ahora para enfrentar el desastre climático que enfrenta la nación y nuestro mundo”, indica Biden.

 

#CambiaUnaAcciónCambiaTodo.


Más columnas

En la Mira

Columna:


Raúl López Gómez

Cosmovisión

Columna: Raúl López Gómez



Enrique Haro Belchez

Agenda ambiental

Columna: Enrique Haro Belchez


PUBLICIDAD


PUBLICIDAD