Cobertura Qatar 2022

No debe haber deporte Ni público, ni privado

No debe haber deporte Ni público, ni privado
Las autoridades de salud deben actuar severamente con negocios como Gimnasios y Canchas privadas para la práctica del futbol, y evitar posibles contagios de Covid-19.

Si el regresar al color naranja del semáforo que regula la movilidad de las personas, es señal de que las cosas están saliendo mal con relación a los contagios del coronavirus, Covid-19, y conociendo que los insurrectos del deporte siguen haciendo de las suyas, pues no tendremos para cuando terminar esta pesadilla sanitaria.

Y es muy cierto que entrenadores ya han manifestado con su enrojecida figura su inconformidad que las autoridades deportivas, deberían abrir los espacios públicos, lo cierto es que no están dispuestas a ceder ante esos reclamos de entrenadores que muy lejos de promover realmente un trabajo deportivo, lo que buscan es una forma de vivir a pesar de la emergencia sanitaria que mantiene todo en completa calma y que no permite ninguna actividad grupal.

Sin embargo, algunos empecinados en hacer creer a incautos que la enfermedad no existe en el deporte, entre ellos uno que otro directivo de liga “vivillo”, según se ha entendido, programan juegos “amistosos” en lugares alejados del casco de la ciudad de Coatzacoalcos, e irrumpen así, el objetivo de no salir de casa y más aún, porque estos encuentros corresponden a categorías de veteranos.

NI PÚBLICOS NI PRIVADOS

Pero no solo son los espacios públicos pertenecientes al Ayuntamiento local, los que deben ser regulados para que no realicen torneos o juegos amistosos, sino los privados también, porque al final es lo mismo.

Es latente que ahí pululen asintomáticos y el problema se agrave cuando éstos jugadores que rebasan la mayoría de edad, luego de “echarse una cascarita”, regresen a asa y sin saber, son los portadores del virus con las consecuencias terribles de tantos hechos que hemos conocido y que, sin lugar a dudas, continuaremos viendo.

Por un lado la dependencia que regula los usos de instalaciones deportivas, en este caso el gobierno de la ciudad a través del Comité Municipal del Deporte, tienen bajo control los cierres de las instalaciones deportivas y hasta ahí es correcto.

Lo que aún no se regula es que algunos espacios privados con actividad deportiva como negocios, estén provocando a la aglomeración y sin que en este caso la COMFEPRIS intervenga, para frenar el abuso y suspender sus servicios, pues al final, no son esenciales.

El llamado entonces será para gimnasios (los llamados GYM) y dueños de instalaciones privadas en este caso, “canchas sintéticas”, para que frenen su indisciplina y dejen de ser un peligro en estos tiempos de pandemia, para la sociedad.