sas.cmd.push(function () { sas.render("20802"); // Formato : RichMedia 1x1 });
sas.cmd.push(function() {sas.render("43863"); // Formato : 970x90 970x90});
Diario del Istmo
Por R. Aída Hernández Castillo*
Columna:

Las masculinidades tóxicas

Opinión

2019-12-06 | 09:34 a.m.
Diario del IstmoDiario del Istmo



En las pasadas semanas las mujeres han tomado las calles y plazas en distintas ciudades del mundo para denunciar las violencias de los estados patriarcales mediante un performance llamado Un violador en tu camino. Mujeres de todas las edades, con paliacates morados y verdes y una cinta negra que cubre sus ojos, han denunciado la manera en que las instituciones de justicia, las fuerzas de seguridad, los gobernantes, las iglesias han sido cómplices silenciosos o participantes directos de las violencias que afectan cotidianamente la vida de las mujeres. En Chile, Colombia, México, Ecuador, Francia, Estados Unidos, Inglaterra, Sudán, el texto elaborado por el grupo feminista Las Tesis, traducido a distintos idiomas, denuncia: “El patriarcado es un juez que nos juzga por nacer, y nuestro castigo es la violencia que ya ves…”. Han expuesto también la complicidad de los jueces y los medios de comunicación que criminalizan a las víctimas, respondiendo Y la culpa no era mía, ni donde estaba, ni como vestía.

Cuando hace año y medio, cuatro mujeres chilenas de la ciudad de Valparaíso, decidieron formar el grupo Las Tesis, no imaginaron que su llamado se haría viral y que mujeres de todo el mundo harían eco a sus textos y expresiones artísticas. Sibila Sotomayor y Daffne Valdés, del área de las artes escénicas, Paula Cometa Stange, historiadora que ha incursionado en el ámbito del diseño y Lea Cáceres desde el diseño de vestuario, decidieron traducir a un lenguaje y accesible las principales tesis de feministas como Rita Laura Segato y Silvia Federicci, para mostrar que las masculinidades tóxicas que ejercen cotidianamente violencia sobre las mujeres cis y trans, son producto de un sistema patriarcal, alimentado y reproducido desde los Estados. En México, sus estribillos han inspirado a miles de mujeres de todas edades, clases sociales, preferencias sexuales, identidades étnicas, a salir a las calles y denunciar las desapariciones, las masacres, los desplazamientos forzados, las violaciones, los feminicidios, así como la indiferencia de una sociedad machista, que está más preocupada por la estética de los edificios que por la vida de las mujeres.

Ha sido sorprendente la misoginia y el odio con la que muchas personas han respondido en las redes sociales a las protestas de las mujeres que toman las calles, confirmando la fuerza ideológica que tiene la violencia patriarcal en sus distintas manifestaciones. Lo que la sociedad aún no reconoce, es que la violencia patriarcal nos está matando a todos y todas, y es la responsable de una de las peores crisis humanitarias que se ha vivido en México, con más de 40 mil desaparecidos, 26 mil cuerpos en fosas comunes esperando ser identificados, con tres feminicidios diarios y 2 mil 833 mujeres asesinadas en lo que va del año. Urge reconocer que la reproducción de la violencia patriarcal, es un problema que se debe enfrentar comunitariamente, no es un problema sólo de las mujeres, y que si bien los perpetradores de estas violencias extremas, son hombres, también lo son la mayoría de los cuerpos de jóvenes pobres y racializados, que aparecen en las fosas clandestinas. Estamos ante contexto feminicida, pero también ante un juvenicidio en donde los jóvenes más pobres y marginados de la sociedad, están siendo también víctimas de las masculinidades tóxicas (las propias y las de otros) y de la violencia patriarcal. La cultura de paz que necesita urgentemente nuestro país, debe pasar por la desestructuración de la violencia patriarcal, que se reproduce cotidianamente en las casas y calles, y que es el caldo de cultivo de las violencias extremas que denuncian las jóvenes en sus performance. Las Tesis y las miles de jóvenes que se reunieron en el Zócalo o frente a la Rectoría de la UNAM, son nuestra conciencia crítica, la sociedad mexicana tiene la oportunidad de escuchar su llamado y salir de la indiferencia, o continuar con la complicidad del silencio.

sas.cmd.push(function() {sas.render("7846"); // Formato : Medium Rectangle 300x250});
  • Lo último
  • Lo más leído
googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1574984009295-0'); });
Diario del Istmo

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2019

Diario del Istmo

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2019