Cobertura-Elecciones-2021

La guerra sucia contra Alvarado

Columna: En la mira



Desde la dirección de la Fuerza Civil se desató la guerra sucia contra la alcaldesa de Alvarado, pero no en el cargo actual, sino desde que se perfilaba a ser la candidata del Partido Verde Ecologista y por ende, en alianza con Morena.

Las versiones indican que un alto funcionario, titular de esa área de la Secretaría de Seguridad Pública, hizo carambola de tres bandas.

Por un lado, ayudó a su amigo, el exalcalde y quien sería el candidato del PAN, PRD Y PRI, Octavio Ruiz Barroso, y a quien se alió el funcionario de la Cuarta Transformación después que vio diluidas todas las posibilidades de ser el candidato de Morena, y a fin de vengarse de la abanderada del Verde, PT y Morena, la maestra Lizzette Álvarez Vera.

Por otro, en su perversidad, lanzó misiles desde La Generosa, usando su base policial para que a través de su jefe, se le hiciera llegar la supuesta información al gobernador del estado, Cuitláhuac García Jiménez y desacreditar a la presidenta municipal electa. Intrigas que hicieron eco y fueron cristalizadas públicamente ya estando en activo la edil, por el mandatario veracruzano.

Y la otra banda con la que el jefe de la Fuerza Civil hizo carambola hechiza y con bolas huecas igual que en todos los casos anteriores de su "grilla" vinculando a Álvarez Vera con el crimen organizado, fue la de su superior en SSP y al que pidió llevar así su versión a los huéspedes de Palacio Nacional, dada la cercanía de éste.

Con lo que no contaba el alvaradeño, es que además de estarle haciendo el caldo gordo a un panista, se lo estaba haciendo al clan Yunes al que pertenece Ruiz Barroso, pero además, demerita el triunfo de quien fue la única que le quitó a este grupo el corredor del panismo que llegaría a ese municipio, y que incluso pretendieron extenderlo junto con Veracruz y Boca del Río, además de Medellín hasta Alvarado. Lo que le convierte en un traidor de la 4T.

Por otro lado, el funcionario hizo quedar mal a su jefe ante los huéspedes de Palacio Nacional cuando una voz acreditada de ese municipio, -que tiene picaporte con el presidente de México- desmintió todos los infundios hechos por el funcionario policiaco hacia la maestra de preescolar con doble plaza. Y quien además nunca había participado en política y en la primera oportunidad obtuvo el triunfo para Morena y el Verde derrotando al alfil de los Yunes que con todo su poderío no pudieron agenciarse Alvarado, donde residen por cierto.

Fue hace unas semanas en una reunión familiar en el rancho "La Chingada" donde López Obrador recibió y escuchó a esa voz autorizada, un matrimonio alvaradeño cercano al presidente, para conocer al detalle la película, y las razones por las que ha sido difamada la alcaldesa y los intereses ocultos y oscuros del jefe de la Fuerza Civil.

Lo más grave e irónico es que de lo que se le ha acusado a la munícipe se le puede revertir con evidencias a quien se ha encargado de su desprestigio, en el mismo sentido.

De Alvarado para el mundo

Aunque poblacionalmente es un municipio pequeño, y geográficamente uno de los más grandes del estado, Alvarado tiene un sinfín de historias y versiones, donde la política es el pan de cada día.

Desde allí por ejemplo, el exalcalde Bogar Ruiz tejió historias comprometedoras contra altos funcionarios del gobierno estatal. Algunas ciertas, otras difamatorias.

Lo que le costó a Bogar ser congelado políticamente después de presumir su buena relación con el gabinete de Morena. Incluso la dispersión de recursos al municipio se vio frenada, y el edil hizo y deshizo para conseguir recursos a nivel federal empeñando hasta las participaciones y dinero para obra pública por varios años más. El desfalco de Bogar al municipio podría ascender a 100 millones de pesos.

A esto hay que sumarle que en esta demarcación existen personajes que tienen conexiones a nivel nacional, y que la misma edil y sus operadores tienen vínculos también con personajes de Morena que se perfilan para el 2024.

Hablar de ese municipio es hablar de una revolución en política.


Más columnas