Cobertura-Elecciones-2021

Enojados los Yunes con el priista Marlon Ramírez

Columna: En la mira



Después del triunfo en el Puerto de Veracruz por poco más de un punto porcentual de las votaciones, que por cierto aún no está validado por los tribunales electorales, afirman que el dirigente estatal del PRI, Marlon Ramírez Marín, buscó reunirse con Miguel Ángel Yunes Márquez quien fuera el primer candidato del PAN a la alcaldía.

Su intención era buscar al esposo de la virtual ganadora Paty Lobeira de Yunes quien suplió a Miguel Ángel en la boleta para felicitarla por el "apretado" triunfo y lógico ir viendo que parte del "pastel" le va a tocar a su partido pues cuentan, que siempre se ufanó de aportar toda la estructura para la causa de los azules y ayudarlos a ganar.

Pero hasta el momento cuentan los biógrafos del presidente del CDE que no se ha dado el encuentro pese a que fueron cuatro veces las que solicitó la audiencia.

Y es que han pasado tres meses y medio desde que se realizaron los comicios y el representante del partido aliado más importante ha sido relegado en esta etapa de la transición, seguramente porque es tomado, como el clan toma a este tipo de personajes, como uno más de sus empleados.

Obviamente entre los mismos militantes del tricolor hay varias hipótesis de por qué el excandidato a la alcaldía porteña y su señora no han recibido a su líder.

Los más optimistas aseguran que la pareja está más preocupada en este momento por defender la impugnación de Morena para evitar que la elección sea anulada.

Pero hay otros que afirman que el primogénito del exgobernador Miguel Yunes está molesto con Marlon Ramírez porque no cumplió con los votos prometidos para que su cónyuge pudiera ganar por un margen más holgado, pues apenas y colaboró con ocho mil 569 votos y todavía anda alardeando que por su aportación se ganó la alcaldía porteña.

Una cifra que solo viene a comprobar que el dirigente solo le vendió "espejos" al clan yunista, pues quedó demostrado que nada más queda el "cascaron" de lo que un día fue el tricolor.

Y es que en el 2017 cuando se desarrolló la penúltima elección municipal en el puerto jarocho el PRI por sí mismo cosechó 21 mil 899 sufragios, es decir, cuatro años después se desplomó al perder 13 mil 330.

Los más críticos de Ramírez Marín van más allá y señalan que su dirigente sacó la "uña" y no entregó toda la lana que recibió de la familia Yunes para la operación política, siendo una de las razones por las que se cerró la contienda, lo que obviamente tiene más que enojados a sus amigos los Yunes.

A como están las cosas y en el hipotético caso de que la elección por la alcaldía de Veracruz se repitiera no sería descabellado pensar que el PAN pudiera buscar nuevos aliados.

Pero también buscarían la forma de cobrarse el engaño que les hicieron en la elección al ofrecer lo que no tenían.

MUY EN CORTO

LA CANTALETA CONTRA LOS YUNES. Parece un juego sistemático en la política, el anunciar que "ya viene el lobo", una y otra vez, y simplemente las autoridades se echan la bolita y "se hacen pato" dando paso a la impunidad y haciendo ver que hay intocables en Veracruz.

Este día durante el acto de conmemoración patriótica, con motivo del 16 de Septiembre, los reporteros buscaban algo diferente con los funcionarios de la Cuarta transformación y entre las cuestionadas, les tocó a la Fiscal anticorrupción, Clementina Salazar Cruz y a la Contralora General del Estado, Mercedes Santoyo Domínguez.

La que menos dijo y repitió más de lo mismo en torno a las denuncias contra los exgobernadores y funcionarios pasados, fue Clementina, quien aseguró que las investigaciones siguen en proceso contra Yunes Linares y Javier Duarte.

"Es parte de la investigación y las investigaciones lleven su secrecía (...); sí se está investigando", declararía la funcionaria.

Pero en el pecado lleva la penitencia pues, dan cuenta en la misma información, que a casi tres años de las acusaciones la Fiscalía Especializada todavía no ha procedido en contra de presuntos responsables.

MÁS DE LO MISMO

Por su parte, en sus declaraciones, la Contralora Santoyo aportó algo, podría decirse, como rescatable. Un número que, no obstante, igual se sabe que desde hace un buen se están acumulando expedientes y más expedientes, señaló de al menos 120 denuncias que acumula la FGR por malos manejos.

Otra cifra que les dio a los periodistas en la entrevista es que hay más de 500 observaciones por anomalías en los gobiernos de Fidel Herrera, Javier Duarte y Miguel Ángel Yunes Linares.

Pero al final es en la Fiscalía General de la República, donde dice Santoyo, están las denuncias, y ninguna parece haber procedido y la impunidad sigue reinando a más de tres, seis o nueve años de terminadas dichas administraciones estatales.

¿De qué sirven 120 denuncias y 500 observaciones por el mal uso de recursos públicos si nadie lo castiga? Es la pregunta.


Más columnas




Luis Alberto Romero

Nahle rumbo a 2024

Columna: Luis Alberto Romero


PUBLICIDAD


PUBLICIDAD