El antes y el después de AMLO



Los nuevos tiempos de la política nacional, son de austeridad republicana, a juicio del presidente Andrés Manuel López Obrador, en la Cuarta Transformación, porque se pretende erradicar de las estructuras gubernamentales corrupción, impunidad y los abusos del poder, entre otros males.

Pero en un país polarizado entre ricos y pobres, entre los grupos políticos de todos los colores y sabores, pero además cuando el gobierno tiene encima a los voraces empresarios que quieren su tajada de pastel a la que se acostumbraron, los tiempos han cambiado, y no dan cuenta que las arcas nacionales con tanto saqueo durante noventa años, existe una deuda pública billonaria.

Por eso, existe un esfuerzo por mantener el equilibrio entre gasto y recaudación, y aún más se ha tenido que entrar en una auténtica austeridad, porque los gobiernos pasados se llevaron hasta la tierra de las macetas.

Se están haciendo esfuerzo para que la economía nacional se mantenga equilibrada, y con acciones dolorosas, no se ha acudido a lo de siempre al endeudamiento, que es lo que quieren los empresarios, porque quieren que el pueblo pague en una crisis como sucedió con Ernesto Zedillo y el Fobaproa, antes Carlos Salinas con su venta de garaje, liquidaron aviones, empresas paraestatales y un sinfín de buenos negocios.

Desde todos los gobiernos pasados además de endeudar a Pemex, se desmanteló a la paraestatal y se dejó en el abandono en mantenimiento, hasta los aviones y helicópteros fueron rematados en los tiempos aquellos salinistas a los cuates empresarios.

Los gobiernos siguientes cada quién con su mancha, desde Fox, Calderón y Peña Nieto, abusaron del poder y del presupuesto, pero además agobiaron con malos gobiernos en el terreno de la injusticia y la inseguridad, que están a la vista.

Con AMLO, no es la panacea, pero el pueblo le dio el poder a través del voto y este es quien responde por el político tabasqueño a las acciones emprendidas, y a esperar a observar los resultados.

López Obrador, buscó con mucho anhelo llegar al poder presidencial y después de una lucha de treinta años consolidó este propósito, ante la adversidad y las amenazas que no lo pudieron quitar del camino y más bien no pudieron hacerlo, cuando desde a quienes se les pidió una manita con estoicidad y honor, no le entraron en un alto grado de inteligencia y responsabilidad.

La historia ya está escrita, y al presidente AMLO de Morena, le ha costado mucho esfuerzo gobernar con muchos detractores y enemigos en contra.

Los tiempos actuales de austeridad y de resarcir los problemas económicos son parte de un compromiso de AMLO, para seguir atendiendo los asuntos de la seguridad, la salud, la educación y el desarrollo de un país, que ahorita muchos no quieren ver el avance, pero el mejor avance ha sido el cambio de dueño de la silla, hasta que el pueblo lo decida.

Por cierto, los comentarios y el respaldo de la gente al segundo informe del gobernador Cuitláhuac García Jiménez, son de miles de veracruzanos, y de forma importante sobre todo en el área de los apoyos otorgados a través de la Secretaría de Desarrollo Social, que encabeza Guillermo Fernández Sánchez.

En la comparecencia que se espera del titular de la Sedesol, aquí tiene el respaldo y el reconocimiento de los taxistas y diversos prestadores de servicios turísticos, que han tenido el apoyo del gobierno del estado, en forma muy directa y transparente.

A partir de este miércoles, comenzarán las comparecencias en el recinto legislativo, para lo cual se estableció un calendario y conocer el avance de cada una de las dependencias del gobierno del estado, es sin dudad algo importante.

Los titulares de cada una de estas secretarías, debe haber preparado un resumen de lo más trascendente que realizó este año, año de pandemia, y no obstante que en algunas se pudo ver la paralización de actividades, en otras continuaron laborando de manera normal, cumpliendo con las medidas de protección que estableció el sector salud.

Una de esas dependencias fue la Sedesol, que dirige Guillermo Fernández Sánchez, y es que con su trabajo se contribuyó a evitar mayores problemas a los taxistas y prestadores de servicios turísticos, porque con los efectos del aislamiento por el Covid-19, se causó estragos económicos en algunos sectores de forma muy especial, como a los taxistas y los prestadores de servicios turísticos, que se vieron afectados en sus ingresos de manera impactante.

Los veracruzanos han sido testigos de que oportunamente la Secretaría de Desarrollo Social organizó a esos grupos de trabajadores y les proporcionó apoyos en efectivo de forma directa, para paliar la necesidad que estaban viviendo esas familias.

Fueron 28 millones de pesos los que destinó la Sedesol para atender a los taxistas, a los choferes que de no ser por ese apoyo la hubieran pasado muy mal.

En tanto que, para los prestadores de servicios turísticos fueron 24 millones de pesos que se entregaron oportunamente, en distintos municipios del estado de Veracruz. En total fueron 52 millones de pesos que se destinaron para los momentos más críticos de la pandemia.

Detalles, como estos son los que tendrán que valorar los diputados locales que escucharán la participación de cada uno de los secretarios de despacho.

El trabajo puntual de Guillermo Fernández Sánchez, dio buenos resultados y al momento de tomar esa decisión, por supuesto recibió avaló el gobernador, Cuitláhuac García Jiménez, y como se ha dicho es un hombre de pueblo, sensible y atento a los problemas de la gente, y por lo mismo, en política, es lo que más cuenta es el resultado. Así las cosas.


Más columnas

Raúl López Gómez

El antes y el después de AMLO

Columna: Raúl López Gómez



Raúl López Gómez

Segundo informe de Cuitláhuac García

Columna: Raúl López Gómez



PUBLICIDAD


PUBLICIDAD