Boca del Río, el gasoducto misterioso del que nadie da informes



Boca del Río, el gasoducto misterioso del que nadie da informes


Un gobierno so pretexto de presumir inversión privada, no puede violentar la voluntad del Ciudadano, hay mecanismos, reglas y derechos que este tiene

Sin embargo, en la realidad no se da esto, o al menos, en algunos municipios, los alcaldes y los cabildos, se toman la "representación", a pie juntillas, para autorizar y dar permisos a diestro o siniestro.

Por eso verá usted que proliferan negocios en lugares que usualmente no había y pues ni siquiera se toma en cuenta la opinión de los vecinos, por más que alteren estos comercios, el orden, provoquen escandalo o daños patrimoniales.

Tal escenario se da, por ejemplo, en un multicitado asunto de una instalación de gasoducto en la Avenida Juan Pablo Segundo de Boca del Río, en donde los vecinos ante el clamor periodístico y la rumorología, de que una empresa hará so pretexto de la remodelación del asfalto de esta avenida, pese a peticiones y deseos de información, el Ayuntamiento no contesta, lo cual ha traído suspicacia y desconfianza en contra de la autoridad de parte del Ciudadano.

Los ayuntamientos concluyo, no tienen el usufructo de la voluntad popular, no pueden bajo ningún pretexto socavar o demeritar el valor comercial de las propiedades de sus habitantes, bajo el argumento de que alguien va a invertir, pues perjudicar a muchos para beneficiar a una empresa, deja mal parado a un alcalde

Tales son los escenarios que privan, en algunos municipios y con algunos cabildos.

reinhartaibo@hotmail.com



Más columnas

Francisco J. Ávila Camberos

Al cuarto para las doce

Columna: Al cuarto para las doce


Raúl López Gómez

Cosmovisión: Rocío Nahle: la entrevista

Columna: Cosmovisión: Rocío Nahle: la entrevista


Cafe de mañana: la última y nos vamos

Columna: Cafe de mañana: la última y nos vamos


Enrique Haro Belchez

Agenda ambiental: PLANETA vs PLÁSTICOS

Columna: Agenda ambiental: PLANETA vs PLÁSTICOS

×