Cobertura Qatar 2022

El Palmar, escondido en la Sierra, perfecto para descansar a la orilla del río

El Palmar, escondido en la Sierra, perfecto para descansar a la orilla del río
El Palmar, escondido en la Sierra, perfecto para descansar a la orilla del río
El Palmar, escondido en la Sierra, perfecto para descansar a la orilla del río

A una distancia aproximada de 45 minutos, en la población de Tonalapan, se encuentra El Palmar, un balneario atendido por los pobladores de la zona, donde la tranquilidad a la orilla del río Huazuntlán, es un regalo para todos.

A una distancia aproximada de 45 minutos, en la población de Tonalapan, se encuentra El Palmar, un balneario atendido por los pobladores de la zona, donde la tranquilidad a la orilla del río Huazuntlán, es un regalo para todos.

El agua pasa por una zona de piedras, donde la gente puede meterse y disfrutar la frescura el agua, al tener varias profundidades, para niños, jóvenes y otra para los adultos, además de que hay árboles a la orilla, por lo que no se exponen a los rayos del sol.

La gente puede acudir a ese sitio no se les cobra estacionamiento y en caso de consumir alimentos en ese sitio, no se les cobra el uso del mobiliario.

Don Ramón Ramírez Luis, al igual que doña Edith Castillo Ramírez y Dominga Ramírez Hernández, son algunas de las personas atienden en esta zona, donde para llegar, al llegar a Tonalapan y toparse con la gasolinera, doblan a la derecha para llegar a la clínica del sector donde se van al fondo de la cancha deportiva y sigan las indicaciones para llegar a una zona bajo palmeras de aceite y de esa manera llegan al balneario.

Familias procedentes de Acayucan, Jáltipan, Minatitlán, Coatzacoalcos y Nanchital, acuden para darse un baño, además de disfrutar la tranquilidad del lugar.

“Hay quienes se quedan, llegan en la tarde y se van al otro día, ya que también se les prestan las hamacas para que tengan una buena estadía”, mencionó con Ramón Ramírez Luis.

Doña Edith Castillo Ramírez, prepara las tortillas a mano, además de freir las mojarras que la gente pide, así como carne de chinameca o camarones, que es lo que tienen para comer.

Así es el balneario El Palmar, enclavado en Tonalapan, donde el acudir y disfrutar el lugar, es una verdadera bendición.