Jarochos retan al COVID-19 y se instalan en playas de Villa del Mar

Ni la pandemia del coronavirus ni los llamados de las autoridades sanitarias encuentran eco entre algunos veracruzanos, quienes desde el mediodía sabatino empezaron a llegar a la playa Villa del Mar supuestamente para desestrezarse de tantas "noticias negativas" de la enfermedad.

A escasos metros del mar buscaban cobijo bajo las sombrillas y saboreándose de antemano con la ilusión de libar las delicias de una cerveza.

Jarochos retan al COVID-19 y se instalan en playas de Villa del Mar
Jarochos retan al COVID-19 y se instalan en playas de Villa del Mar
Jarochos retan al COVID-19 y se instalan en playas de Villa del Mar

Aunque el bulevar costero Manuel Ávila Camacho se cerró a la circulación vehicular todo el fin de semana para desalentar el flujo humano y supuestamente reducir el riesgo de contagios, a muchos no les causó ningún impacto ese llamado y poco a poco empezaron a llegar, como si se tratara de la tierra prometida.

Avenida sin automóviles, playa con bañistas y bebedores ávidos de "chupar hasta que el cuerpo aguante", excusándose con la frase de "para eso trabaja uno, para darse algunos gustos".

En tanto, vendedores de volovanes, cacahuates, playeras, cachuchas y otros productos, pasaban el tiempo recargados en los barandales a lo largo de la avenida costera, en espera de clientes o de que algún bebedor de las palapas los llamara.

PURO CHORO

Impacientes por "darle fuego" a las cervezas, los bebedores en las palapas de Villa del Mar minimizaron los riesgos de contagiarse por no quedarse en casa ni guardar la sana distancia entre ellos.

"Que no jodan, ya dejen de inventar, esa madre ni existe, es choro del gobierno para acalambrar a la gente", adujeron.

También te puede interesar


Descarga Versión Digital