sas.cmd.push(function () { sas.render("20802"); // Formato : RichMedia 1x1 });
sas.cmd.push(function() {sas.render("43863"); // Formato : 970x90 970x90});
Diario del Istmo
Regional

Don Javier González tiene 30 años de ser ´lustrador de botas´

Las Choapas | 2020-01-05 | Miguel Á. Rodríguez
Don Javier González tiene 30 años de ser ´lustrador de botas´
Javier González Rodríguez, bolero desde hace más de 30 años.
Diario del IstmoDiario del Istmo

A pesar que el oficio de bolero tiene su origen en la década de los cuarenta, se niega a ´desaparecer´ en el municipio de Las Choapas, debido que las nuevas generaciones prefieren emplearse en otra actividad.

 

Don Javier González Rodríguez, tiene 30 años de ser ´lustrador de botas´, recuerda con nostalgia que a finales de los ochentas en este municipio, habían 31 ´lustradores de calzado´, ahora solo hay 8.

 

La disminución se debe a que los iniciadores han muertos y sus hijos no heredaron el oficio, debido que prefirieron dedicarse a ser choferes de taxi, obreros o albañiles.

 

Reconoció que quienes dan ´bola´ a traviesan por una crisis económica seria, cada vez hay más personas que no deseen bolearse el calzado, los jóvenes usan tenis no zapatos, por lo que la gran mayoría que sube al sillón, son personas de 40 años.

 

"Antes, un caballero que trataba de enamorar a una dama, tenía que llevar bien limpios los zapatos, eso hablaba de uno, ahora...la sociedad ha cambiado mucho, los jóvenes enamoran de otra manera", relató.

 

En ocasiones, solo ´bolean´ tres pares al día, lo que significa que se llevan a casa 60 pesos; mencionó que en los ochentas, miles de trabajadores de la Sección 26 del S.T.P.R.M., llegaban a las oficinas, pero antes de entrar pedían que les limpiaran los zapatos, ahí podían llevarse hasta mil pesos en una sola jornada.

 

La falta de trabajo, ha provocado que los lustradores, también se dediquen a reparar calzado, costuran y cambian tacones, para ganarse unos pesos extra, más aún en esta temporada de mal tiempo, "porque con lluvia nadie se bolea los zapatos".

 

"Aquí (en los arcos del parque) esperamos a nuestros clientes, pero nos han venido a buscar como cargadores y hasta de meseros, nosotros mientras sea un trabajo honrado nos sumamos", cuenta, González Rodríguez.

 

Detalló que a lo largo de tres décadas, logró tener cuatro sillones para lustrar zapatos, sus hijos se negaron a seguir sus pasos en este noble oficio, donde por cierto, tienen que estar enterados de todos los temas nacionales, estatales y municipales, para poder platicar con los clientes.

 

Incluso, ´le tienen que hacer de psicólogos´, porque muchas veces, los clientes tienen problemas familiares por lo que en ocasiones solo quieren ser escuchados.

 

Don Javier espera que para este 2020, las condiciones mejoren para que puedan tener un poco más de ingresos, pero sobre todo,  para que el oficio de bolero no desaparezca.

sas.cmd.push(function() {sas.render("7846"); // Formato : Medium Rectangle 300x250});
  • Lo último
  • Lo más leído
googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1574984009295-0'); });
Diario del Istmo

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2020

Diario del Istmo

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2020