Sector cañero de Veracruz, en manos del narco; SAT y DEA lo ponen en la mira

El sector cañero en Veracruz ha sido gravemente infiltrado por el narco, concretamente el Cártel Jalisco Nueva Generación, expuso a Imagen del Golfo Ricardo Ravelo, escritor y especialista en temas de seguridad y narcotráfico. 

Pese a que altos funcionarios de Veracruz han sostenido reuniones con dirigentes cañeros que se han atrevido a desafiar al Cártel Jalisco Nueva Generación y denunciar a sus operadores, el grupo criminal sigue gozando de total impunidad, advirtió Ricardo Ravelo.  

Sector cañero de Veracruz, en manos del narco; SAT y DEA lo ponen en la mira

El secretario de Gobierno, Eric Cisneros, fue uno de los que se reunió con los desesperados cañeros y fue enterado de las operaciones de Jalisco Nueva Generación. Sin embargo, el funcionario escuchó lo expuesto, y hasta el momento no ha hecho nada, confiaron los participantes en la reunión a Ricardo Ravelo


PUBLICIDAD

Su actitud generó temor y desconfianza. Les preocupa que el funcionario veracruzano sea un "aliado", voluntario o involuntario, de la organización criminal y que ponga en riesgo su integridad. 

Uno de los supuestos 'lavadores de dinero, Francisco Lozada Bravo, buscaría prolongar su cacicazgo en el sector cañero por medio de violencia, amenazas y sujetos armados ligados al crimen organizado en la región, aseveró Ricardo Ravelo.

"Se ha convertido en un cacique regional que ha pasado desapercibido para las autoridades, por desgracia", deploró Ravelo Galo.


PUBLICIDAD

imagen-cuerpo

Mientras Eric Cisneros no actúa en coordinación con áreas torales de Seguridad y procuración de justicia, operadores del narco cobran derechos de piso, secuestran, extorsionan, ejecutan y desaparecen con plena impunidad, confiaron los cañeros a Ricardo Ravelo.  

Y no sólo eso: ‘florecen’ fortunas y presuntos operadores que amasan millones de la noche a la mañana. Sólo el Servicio de Administración Tributaria (SAT) ha actuado y ha puesto a un personaje bajo lupa por presunto lavado de dinero. 

Se trata, aseveró Ricardo Ravelo, de Francisco Lozada Bravo, “líder” cañero, corrupto y lavador, de quien exhibió una ‘radiografía de corrupción y criminalidad” en un reciente trabajo de investigación. 


PUBLICIDAD

imagen-cuerpo

Francisco Lozada Bravo compró tan sólo rancho en 26 millones, casas, autos, tierras y aún nadie lo investiga, a pesar de que hasta no hace mucho era un hombre de escasos recursos económicos, aseveró Ricardo Ravelo a Imagen del Golfo


PUBLICIDAD
Descarga Versión Digital

En uno de sus ranchos, como en el de El Nido, tiene lagos, aves exóticas, animales en peligro de extinción, aseveró Ricardo Ravelo a Imagen del Golfo.

Diariamente, confió Ricardo Ravelo, Francisco Lozada realizó operaciones financieras escandalosas que pusieron en alerta a Bancomer y a Santander

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), de la Fiscalía General de la República (FGR) e incluso de la agencia antidrogas estadunidense (DEA) ya pusieron en su mira al presunto lavador de dinero del crimen, sostuvo Ricardo Ravelo.  

Versiones en la región apuntan que el líder cañero incluso aporta cuotas mensuales a los grupos del crimen a cambio de que no se metan con su familia ni con él, aseveró Ravelo.

imagen-cuerpo

Francisco Lozada Bravo, expuso Ricardo Ravelo, es líder cañero de la organización Gramínea, que abastece al ingenio San Cristóbal, en el municipio de Carlos A. Carrillo.

Se le atribuye la propiedad de ranchos valuados en 26 millones de pesos, caballos pura sangre, ganado de alto registro y residencias fastuosas valuadas en varios millones. 

También residencias valuadas hasta en diez millones de pesos, vehículos de lujo, camionetas. 

Poseería grandes extensiones de tierras, equipos y maquinaria agrícola que obtuvo en un lapso de cinco años, algo inalcanzable para el resto de los productores de caña. 

Ravelo refirió que hay temor entre los cañeros de que se esté registrando desvío de dinero del sector cañero o el líder esté lavando dinero del narcotráfico. 

imagen-cuerpo

Santander reportó que tiene más de seis años sin rendir declaraciones fiscales. Ya no le permitieron depósitos y retiros millonarios sin soporte. Igualmente ocurrió con Bancomer

La organización Gramínea detalló a los 3 mil 800 agremiados que las cuentas de la organización están bloqueadas. Podrían dejar de recibir sus respectivos créditos para rehabilitar los campos cañeros.  

imagen-cuerpo

Gramínea, una de las organizaciones cañeras más importantes del país, está estructurada por un consejo de administración encabezado en la región sureste de Veracruz por Francisco Lozada; la tesorera Lily Morales, síndica en el Ayuntamiento de Cosamaloapan, y Bernardo Lara, vocal del consejo. Todos ellos –además de Lozada–, aseguró Ricardo Ravelo, ya están siendo investigados por la FGR y la UIF por lavado de dinero, complicidad, tráfico de influencias, fraude y desvío de recursos. 

"En el sector cañero en Veracruz se necesita una limpia, una limpieza interna, que (combata a) todos estos grupos que han surgido a la sombra del poder y que se han enriquecido al mismo tiempo que forman parte de grupos criminales", manifestó Ricardo Ravelo a Imagen del Golfo.


MARTES, II PARTE



PUBLICIDAD


PUBLICIDAD