Orfis contrata a contador duartista corrupto

Si alguien pensaba que el duartismo ya es cosa del pasado, se equivoca rotundamente. Está más vivo que nunca en el gobierno estatal de Veracruz, y un “ejemplo” es Jesús Guillermo Villegas Ríos, quien ahora es integrante en la cúpula del Órgano de Fiscalización Superior (Orfis).

Contador público de profesión, se le recuerda en la Fidelidad como director general de Control y Evaluación de la Contraloría General del Estado (2008-2010); y en el duartismo, como coordinador de Asesores de Sesver (2011-2013) además como coordinador de Supervisión y Evaluación del Control Interno de la Contraloría General del Estado (2014).

Orfis contrata a contador duartista corrupto

Lo que más despierta la curiosidad de quienes lo conocen desde hace años es que sin importar su pasado de corrupción, logró colarse en el actual gobierno de Veracruz, en el Orfis, y por recomendación de un personaje muy importante del gobierno de MORENA que actualmente despacha en la secretaría de Finanzas.

Sobre todo llama la atención, porque Villegas Ríos fue inhabilitado por la Contraloría General del Estado por 10 años a partir del 2015, para desempeñar cualquier cargo dentro de la administración estatal de Veracruz, debido a faltas graves.

Desobedece la ‘sanción’

Y aunque apenas lleva 4 años inhabilitado y le faltan 6 para completar su sanción administrativa, ya se mueve como pez en el agua en el gobierno morenista, y en los pasillos de la Secretaría de Salud se asegura que acude a dar “cursos intensivos de desfalco”.

Según las versiones se la ha visto a Villegas Ríos en la Dirección de Administración de Sesver ya muy entrada la noche del jueves 21 de febrero, porque al parecer al titular de la Secretaría le urge aprender las artimañas del sexenio de Fidel Herrera Beltrán para cubrir la cuota de 20 por ciento que su “padrino” de Morena cobraría a cada dependencia del gobierno del Estado.

En los pasillos del edificio corre ese rumor con mucha fuerza, y que a Jesús Villegas le quedaron muchos pendientes, muchos cobros en las oficinas de Sesver, pero además espera el perdón del gobernador a las tropelías que le hicieron perder el cargo en Salud.

El comentario generalizado es que lo peor de la Fidelidad navegó por el gobierno duartista y ahora pretende someter al de Cuitláhuac para obtener beneficios económicos personales y relegar la justicia a segundo término.

Descarga Versión Digital

buscar noticias