Cobertura-Elecciones-2021

Infartos cerebrales, otra emergencia durante pandemia; primera causa de discapacidad

EXCLUSIVA I Los infartos cerebrales son la quinta causa de muerte en pacientes mayores de 60 años y la primera causa de discapacidad, indicó en entrevista para IMAGEN DEL GOLFO, el médico urgenciólogo Luis Humberto Barrón García al resaltar la importancia de la detección y atención oportuna de los eventos cerebrales.

En México ocurren aproximadamente 170 mil infartos cerebrales al año.

Infartos cerebrales, otra emergencia durante pandemia; primera causa de discapacidad

Hasta tres de cada cuatro personas que sufren un infarto cerebral, pueden perder la vida, indicó el jefe de urgencias del hospital general zona 11 de Xalapa.


PUBLICIDAD

La Sociedad Mexicana de Medicina de Emergencia impulsa la Estrategia Camaleon (Cara colgada, Mano pesada o Lengua trabada, es crucial tomar acción), que busca sensibilizar e informar a la población sobre signos de emergencia para detectar y atender en lo inmediato un evento cerebral, ya que la atención oportuna es clave para salvar la vida y evitar discapacidades permanentes, destacó.

EVENTO VASCULAR CEREBRAL

-¿Qué es un infarto cerebral y cómo podemos, la población detectar cuando ocurre un evento de este tipo; qué debemos hacer?


PUBLICIDAD

Un evento vascular cerebral tipo isquémico ocurre en el momento en que una arteria del cerebro es ocluida, en muchas ocasiones -no siempre- por un trombo, lo cual causa isquemia o disminución del flujo sanguíneo cerebral, lo que provoca la muerte de tejido cerebral, lo cual va a condicionar discapacidad en los pacientes, explicó el médico Luis Humberto Barrón García, también urgenciólogo del Centro de Alta Especialidad, Dr. Rafael Lucio, de Xalapa.

Se trata de "un problema de salud pública muy grande y la forma de detectarlo es la intención de la iniciativa Camaleón, la cual la apoya la Sociedad Mexicana de Medicina de Emergencia desde el 2018, para poder brindar a la población los puntos claves para tratar de identificar los primeros síntomas y poder acudir a un servicio de urgencias".

Cuando una persona sufre un evento vascular cerebral, suele presentar adormecimiento de extremidades (mano, brazo, pierna, pie, cara) de un mismo lado, es decir, problemas de movilidad o sensibilidad del lado izquierdo o bien del derecho. 

"El paciente refiere pérdida de fuerza y obviamente dificultad para movilizar esa extremidad o extremidades del lado afectado".


PUBLICIDAD

Asimismo, puede presentarse dificultad para articular palabras, lo que se conoce como arrastre de lengua, en el momento en que ocurre el evento. Entre otros síntomas que pueden ser percibidos por familiares o amigos próximos a la persona que sufre el infarto cerebral, se encuentra también un cambio en el aspecto del rostro, descrito como cara colgada.

Además, el paciente puede presentar alteraciones visuales repentinas, de coordinación, cefalea intensa, mareo, pérdida de conciencia, confusión o problemas para comprender. Estos síntomas pueden presentarse y pueden ayudar para detectar, de manera inicial, un posible evento cerebral tipo isquémico; lo que procede entonces es acudir a urgencias médicas para recibir la atención oportuna. 


PUBLICIDAD

Hay otros síntomas o secuelas "más finas", como alteraciones en conducta; sin embargo, pueden ser síntomas más tardíos.

Puede activarse el servicio de emergencias llamando al 911, para que se reciba atención médica y posteriormente se le transfiera a una sala de urgencias en donde se dará el tratamiento adecuado y se realizarán los estudios pertinentes.

Las personas que sufren un evento cerebral deben ser atendidas en lo inmediato, esto para evitar la muerte y para evitar discapacidades permanentes. Una persona que sufre un infarto cerebral es susceptible de padecer otros eventos más, es decir, otros infartos, advirtió el doctor Luis Humberto Barrón García.

INFARTOS CEREBRALES EN MEDIO DE UNA PANDEMIA

En medio de la pandemia de COVID-19, los servicios médicos se vieron saturados para la atención a los pacientes afectados por el SARS-CoV-2. Sin embargo, la enfermedad de COVID-19 no es la única emergencia en la que hay que poner atención, reiteró el integrante de la Sociedad Mexicana de Medicina de Emergencia y catedrático de la Universidad Veracruzana.

El aislamiento social derivó en un panorama de problemática distinto para los casos de eventos cerebrales. En algunas personas adultas mayores -de 60 años-, que viven solos, es decir, lejos de su familia, y que presentaron algún infarto cerebral, no fue percibido el evento en el momento que ocurrió, sino horas o días después, cuando hubo algún contacto por videollamada o visita familiar, refirió.

En otros casos, por miedo a contagiarse de COVID-19, las personas no acudieron a urgencias médicas para recibir diagnóstico y atención inmediata de un infarto cerebral; mientras que, en otros, dejaron de acudir a sus revisiones, por el mismo tema del temor a la pandemia, expuso el doctor Barrón García.

De tal modo, el tema de la pandemia causó complicaciones en la atención oportuna que es fundamental para evitar decesos o discapacidades permanentes por infartos cerebrales.

-En el contexto de la pandemia, en el que atención pareciera haberse centrado en la enfermedad de COVID-19; el tema de los infartos cerebrales, ¿cómo está ubicada esta situación de emergencia, es decir, son los infartos cerebrales una de las principales emergencias que se atienden en Veracruz y en el país?

-"Claro que sí, desgraciadamente son la quinta causa de muerte en pacientes mayores de 60 años. En el contexto de la pandemia lo que ocurrió es que las personas dejaron de acudir a las salas de urgencias cuando tenían alguno de estos síntomas. Las personas dejaron de acudir, no es que no ocurrieran los eventos cerebrales, es que las personas dejaron de acudir por miedo a la pandemia, y esto se vio en una disminución en algunos lugares y en algunos países, de hasta 80 por ciento, en cuanto a que un paciente acudiera a una sala de urgencias, estoy hablando de un 80 por ciento de pacientes -que dejaron de acudir a Urgencias- por un evento cerebral tipo isquémico. Sin embargo, la mayoría de los hospitales en México se mantuvieron acciones para tener una atención híbrida, es decir, hospitales en los que se pudiera atender COVID y hospitales en los que se pudieran atender enfermedades como las que ocurren y siguen ocurriendo, es aquí donde nos dimos cuenta que las personas no acudían a emergencias. Esto significa que muchas personas se quedaron, seguramente, con alguna discapacidad o a los meses tienen el riesgo de perder la vida porque no recibieron atención médica especializada y adecuada".

Ante ello, es importante insistir en que las personas que sufren un evento cerebral deben recibir atención especializada y en la brevedad posible.

"La pandemia nos hizo mantener en confinamiento a nuestros abuelos, a nuestros padres, principalmente, por los riesgos que representa la enfermedad de COVID-19, y esto desgraciadamente hizo que tal vez las personas tuvieran eventos cerebrales en casa, no se dieran cuenta, porque estábamos separados. Tenemos que hacer énfasis en que el tratamiento inmediato debe darse en las primeras 4.5 horas, cuatro horas y media, de haberse dado el evento cerebral tipo isquémico, ya que el tratamiento posterior puede ser menos eficaz y con mayores riesgos", apuntó.

Algunas de las secuelas pueden ser debilidad o falta de sensación de un lado del cuerpo, demencia o alguna discapacidad motriz o de coordinación incluyendo el habla, lo cual también depende de si se trata de un micro infarto o un evento de mayor escala, lo cual es determinado por estudios especializados.

"En el momento en que tenemos un infarto cerebral, estamos hablando con pacientes con hipertensión, diabetes, con alguna comorbilidad además de la edad, que nos coloca en una situación de riesgo, ya están los factores y es muy posible que se vuelva a presentar otro -infarto cerebral- o incluso alguna complicación que sería el evento cerebral tipo hemorrágico, así que sí es posible que ocurra otro infarto en el paciente que ya tuvo uno, por eso es importante acudir a recibir atención médica, porque existen medidas para prevenir que pueda ocurrir un segundo infarto o una complicación".

FACTORES DE RIESGO; MENORES DE 60 AÑOS TAMBIÉN PUEDEN SUFRIR INFARTOS CEREBRALES

-¿Cualquier persona puede sufrir un infarto cerebral, es decir, a cualquier edad, a pesar de que es la quinta causa de muerte en personas mayores de 60 años?

-"Sí, Se reportan las gráficas arriba de 15 años y hasta 59 que han sufrido un infarto cerebral. En general se suman los riesgos cuando hay comorbilidades como hipertensión, diabetes, en general. Todas las personas que tienen algún factor de riesgo, tienen la posibilidad de tener un evento cerebral tipo isquémico. Todos estamos expuestos".

Si bien de acuerdo con la Sociedad Mexicana de Medicina de Emergencia, tres de cada cuatro infartos cerebrales ocurren en personas mayores de 60 años; todas las personas desde los 15 años pueden sufrir un evento cerebral tipo isquémico.

El consumo de alcohol, hipertensión arterial, diabetes, sedentarismo, cardiopatías, obesidad, hipercolesterolemia, o tener antecedentes de infarto cerebral en familia, son factores de riesgo.

El cómo prevenirlos es un tema difícil de determinar; sin embargo, como todos los aspectos de prevención en la salud, van de la mano con una alimentación adecuada, actividad física y el llevar una vida lo más saludable posible, expuso el doctor Luis Humberto Barrón García.

"En el caso de los pacientes que ya presentaron un infarto cerebral, necesitan, además de actividad física y alimentación adecuada, acudir constantemente a valoraciones médicas e iniciar algún fármaco para disminuir el riesgo de otro evento cerebral".

El doctor Luis Humberto Barrón García fue recientemente reconocido con la condecoración "Miguel Hidalgo" otorgada por el Gobierno Federal a personal médico y de enfermería, por los servicios que han prestado a la población durante la pandemia de COVID-19.

"Hay que estar atentos, hay que vigilar nuestro estado de salud e identificar rápidamente el momento en que está ocurriendo un evento: cara colgada, mano pesada, lengua trabada, hay que llamar al 911 o acudan a una sala de urgencias", resaltó.



PUBLICIDAD


PUBLICIDAD