Cobertura-Elecciones-2021

Grita el deporte exigiendo que la pandemia se vaya

Quién tuviera ganas de celebrar un año sin hacer deporte.

Quién tuviera las ganas de exigir a quién, para que ya se vaya el Covid-19, y que el bullicio vuelva a los centros deportivos para vivir con sana alegría.

Grita el deporte exigiendo que la pandemia se vaya
Cómo sufrirá un pequeño por no poder volver a una cancha a chutar un balón, qué pasará por su mente, el haber truncado el sueño por querer ser como el famoso astro "CR-7".

Cuántos recuerdos y anécdotas se podrán contar, desde la última vez que niños y jóvenes, hombres y mujeres, pudieron haber celebrado un gol, una canasta o también un hit o un jonrón. Cuántos habrán de querer platicar cual fue su último clavado doquiera que haya sido, disputando un punto para alcanzar una victoria.


PUBLICIDAD

Qué tantos adultos que solían correr a su modo y estilo especial, porque ya las piernas no dan para más pero se resisten a dejar de ir chutando el balón, querrán recodar cuál fue el último "dribling" en esa jugada que le hubiera valido para anotar el gol del triunfo, o cuántos inquietos pero disciplinados practicantes del basquetbol, quisieran estar apuntando, tiros de uno, dos y hasta tres, para que en el último segundo del encuentro hubieran alcanzado una victoria.

O, cuántos taekwodoínes, querrán estar con sus profesores entrenando en el salón para continuar afinando las "pitchaguis", qué tanto estarán recordando los deportistas desde la última vez que se vieron las caras en un entrenamiento y en juego.

Nos llevaríamos planas enteras por narrar y conocer esos momentos, porque nunca antes en la historia de este puerto, el deporte vio frenadas todas sus actividades y a un año de distancia aún se ve lejana la posibilidad de que todo pudiera volver a ser como antes.


PUBLICIDAD

Eso es difícil de que suceda, ya nada será igual, y ya no estarán todos como hace un año, porque por culpa de esta terrible enfermedad, llamada científicamente Sars-Cov2, se los ha llevado y a otros los ha postrado en una cama, donde luchan aún por vivir.

CRUENTA ESPERA

Pero no todo está perdido en esta gran batalla, porque queda la fuerza de voluntad para continuar luchando, y aunque en ocasiones nubarrones se interponen presagiando más tormenta y más tragedias, lo cierto es que por esa gran disciplina que en la mayoría que los deportistas imponen -porque ya aprendieron muchos que esto no es un juego- y que no hay más que esperar a que las autoridades de salud sigan indicado qué debemos y lo que no debemos hacer, para que pronto se acabe este martirio tras un larguísimo año sin poder hacer deporte.

Y para muestra de que el deportista en general, los que sí saben de respeto y disciplina -no los "bandidos" del deporte- ya demostraron que están firme en la espera y que, tanto ellos como quienes trasmitimos los hechos en palabras, estamos ansiosos que pronto llegue la hora de regresar a las canchas, a los campos y volver a ser felices desarrollando un deporte.


PUBLICIDAD


PUBLICIDAD
Descarga Versión Digital



PUBLICIDAD


PUBLICIDAD