Seguridad al garete



Tras la detención, primero, del exsecretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna en Dallas, Texas, y luego con la sorpresiva captura también en Estados Unidos del general Salvador Cienfuegos, exsecretario de la Defensa Nacional, el comentario generalizado fue, obviamente, que cómo era posible que durante 12 años la seguridad de millones de mexicanos hubiera estado en manos de estos poderosos excolaboradores de los expresidentes Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.


En 2018, cuando todavía no se sabía de las investigaciones abiertas contra ambos exsecretarios de Estado, la inseguridad fue precisamente uno de los factores principales que motivó a 30 millones de electores a votar por un drástico cambio de régimen, apostándole al candidato presidencial de Morena tras la corrupción y el fracaso en el combate a la delincuencia organizada que marcaron a las administraciones del PRI y PAN.


Sin embargo, a punto de cumplir casi dos años de haber asumido el poder, el presidente López Obrador tampoco ha logrado reducir los índices criminales. No obstante, Alfonso Durazo Montaño está por dejar la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), pero no por incapaz sino para irse a competir por la gubernatura de su natal Sonora. O sea, Morena le premiará su ineptitud.


¿Cómo le irá en la elección del año entrante a Durazo, quien acaba de declarar que ninguna zona del país, como sí ocurrió en el pasado, está dominada por el crimen organizado, afirmando además –casualmente a un año del llamado “Culiacanazo”, cuando el Ejército fue obligado a liberar a un hijo del “Chapo” Guzmán– que no hay organización delictiva que tenga capacidad para retar al Estado, sosteniendo, además, que “nuestra estrategia no ha fallado”, al defender la política que en materia de seguridad pública aplica la presente administración?.


“Históricamente había zonas administradas y hasta gobernadas por el crimen organizado. Eso se acabó. Eso ya no sucede ni en el Triángulo Dorado –zona que se localiza en los estados de Sinaloa, Durango y Chihuahua y que controló Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán– ni en la Tierra Caliente de Michoacán ni en Miguel Alemán, Tamaulipas. Esto no significa que no haya presencia de criminales, sólo que ya no dominan en esos lugares”, resaltó Durazo, no obstante que en la reciente gira del Presidente por Sonora y Tamaulipas se montaron sendos operativos de seguridad y hasta fue obligado a colocarse un chaleco antibalas que AMLO ocultó bajo un abrigo negro, de cuello levantado, lo que desconcertó a los presentes ya que la temperatura ambiental en Nuevo Laredo ¡era de 35 grados centígrados!.


Este miércoles, Durazo debía comparecer ante el Senado. Sin embargo, ayer la Junta de Coordinación Política que preside Ricardo Monreal informó al presidente de la Mesa Directiva, Eduardo Ramírez Aguilar, que la comparecencia del sonorense “será pospuesta, toda vez que este titular ha presentado su renuncia al cargo para atender otros asuntos.”


¿Qué “otros asuntos” electoreros serán más importantes que la seguridad de 127 millones de mexicanos?


Más columnas

Refranes

Columna:



Raúl López Gómez

La ambición por el poder

Columna: Raúl López Gómez



PUBLICIDAD


PUBLICIDAD