Prisas electorales

Columna: Entornos




El pasado 7 de septiembre inició el periodo electoral 2020-2021 a nivel nacional, en el que Veracruz tendrá tres tipos de elecciones: diputados federales, diputados locales y presidencias municipales, aunque meses atrás muchos se adelantaron para formar bloques, ya que el rival a vencer seguirá siendo el Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

 

Aunque las preguntas aquí son: ¿Apuestan por perder? ¿Lograrán un consenso? ¿Buscan dividir el voto?, sin duda, la región sur de Veracruz tiene meses con este ejemplo de un frente ciudadano, en el que el artífice es José Luis Utrera, el representante del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que lo mismo se ha sentado en Minatitlán, Las Choapas y en Coatzacoalcos con quienes en un pasado eran sus acérrimos enemigos: Los panistas.

 

Yo disto mucho de ser militante partidista, pues sé que es un tema incómodo y muy ríspido, pero en los años que llevo de periodista me sorprende mucho el discurso empleado para este frente, pues hablan de rescatar a Coatzacoalcos, pero yo me cuestiono ¿y acaso antes Coatzacoalcos no necesitaba ser rescatado?

Pero más penoso me parece que con los errores del pasado tengan cara pedirle a la gente sumarse, y no generalizo, porque hay priistas, panistas y perredistas de gran respeto, pero que este tipo de eventos tenga como participante a José Luis Utrera me hace pensar cómo es posible llamar a un frente común cuando en la administración de Joaquín Caballero Rosiñol, específicamente en diciembre de 2014, no fue capaz de evitar el cierre del acueducto Yuribia por más de 40 días, al ser el encargado de política regional.

 

A mí no se me olvida la intensa cobertura, las quejas y reproches de la gente por la falta de agua en sus hogares, peor aún, cuando se pusieron en operación los 15 pozos -ah no, disculpe, no son 15, fueron seis perforados, investigación por la que su servidor obtuvo un premio de periodismo al comprobar las falsedades-, que enviaban agua salada o turbia.

 

Yo no critico las aspiraciones de las demás personas que integran este frente para salvar a Coatzacoalcos, me parece muy loable que quieran unirse para intentar cambiar lo que a su percepción está mal en esta ciudad, sin embargo, yo cuestiono no sólo la congruencia, sino la capacidad de Utrera para generar votos cuando no fue capaz de solucionar el desabasto de agua para casi 500 mil habitantes de tres municipios.

 

Si ustedes recuerdan, el señor fue retenido varias horas por ejidatarios de Tatahuicapan, quienes molestos por falsas promesas de sus representantes partidistas decidieron tomar riendas del Yuribia y castigar así a Coatzacoalcos, Minatitlán y Cosoleacaque, mientras José Luis Utrera se vio obligado a pedir perdón por su vida; si así fue capaz de llevar un asunto de vital importancia como el agua potable para medio millón de personas, no sé qué podría hacer para encabezar un frente a pesar de estar rodeado de honorables figuras.

 

Esto de las prisas electorales no lleva a muchos a pensar que hay que tener cautela para saber de quiénes arroparse en una campaña atípica, pues aunque será en junio de 2021 la fecha para las elecciones, la pandemia por Coronavirus ha demostrado que no hay nada escrito, al grado de que no existe un plazo definido para regresar la normalidad.

 

Ello implica que las campañas no podrán hacerse de manera habitual al ser actos masivos, por lo que antes de adelantarse a ‘la grilla’ hay que esperar que existan las condiciones para eso.

 

A mi juicio, creo que no es tiempo de campañas ante una emergencia de salud como la que vivimos, que dicho sea de paso, tiene rebasado no sólo al Sector Salud de México, sino del mundo entero, vivimos un momento crucial en el que es necesario sacar lo mejor de nosotros como sociedad, pues la política tendrá otro tiempo.

 

 

Dudas, comentarios y sugerencias a los correos hlopez@diariodelistmo.com y hedsan@gmail.com

Twitter: @Hedsan

Facebook: Heder Cabrera


Más columnas


Maricarmen García Elías

Invictus

Columna: Maricarmen García Elías


Raúl López Gómez

La disputa electoral y otras cosas peores

Columna: Raúl López Gómez



PUBLICIDAD


PUBLICIDAD