Cobertura-Elecciones-2021

Política gangrenada



Sólo quien no ha tenido un pariente o un amigo cercano enfermo de cáncer puede ser tan insensible al justo y desesperado reclamo que los padres de niños que enfrentan esta terrible enfermedad vienen haciendo a los gobiernos federal y estatales, ya que la mayoría de estas familias no cuentan con suficientes recursos económicos para adquirir los medicamentos que carecen los hospitales públicos, cuyo costo de algunos de ellos llegan a oscilar entre los 15 mil y hasta 70 mil pesos porque son de importación.

Este miércoles, en la Ciudad de México, en Xalapa, en el puerto de Veracruz y en otras ciudades del país, los padres volvieron a protestar en las calles, no obstante que el presidente López Obrador había asegurado en su conferencia de prensa de la mañana anterior que ya se habían comprado 21 de los 25 fármacos anticáncer. Inclusive el mandatario anunció que “dos de los productos faltantes los elaborará Japón de forma especial” y dijo que “la adquisición ha sido un proceso muy complicado” pero que ya se estaban distribuyendo. 

Y, en contraste, con el subsecretario de Salud Hugo López-Gatell –quien en un programa de TV por internet, conducido por caricaturistas afines al gobierno de la 4T, declaró que los padres de niños con cáncer estaban siendo usados por grupos golpistas de la derecha–, el mandatario enfatizó que los familiares de niños enfermos tienen derecho a exigir.

Sin embargo, ayer, diputados y senadores de Morena se rehusaron a modificar el orden del día para que la Comisión Permanente del Congreso de la Unión revisara un exhorto de los panistas que pretendían abordar el tema del desabasto de medicamentos contra el cáncer y exigir la renuncia del subsecretario López-Gatell.

El día anterior, en una carta dirigida a la opinión pública, la Asociación de Padres de Familia con Niños Enfermos expresó que “no queremos medicamentos a cuentagotas” y que tampoco “buscamos soluciones parciales, porque las terapias para el cáncer incompletas son inservibles para los pacientes”.

En su misiva, afirmaron que en los hospitales persiste el desabasto, sobre todo en los estados de la República, donde los afectados se están sumando a las movilizaciones de protesta. “La falta de tratamiento integral, seguro, de calidad y eficiente, es un problema que se vive en todo México”, señalaron.

“Por eso, no vamos a detenernos hasta estar seguros de que el tratamiento que recomiende nuestro médico especialista se encuentra disponible en las farmacias de las instituciones” donde son atendidos sus hijos con cáncer, advirtieron, a la vez que puntualizaron que esta asociación “no recibe financiamiento de ninguna institución pública, privada o de beneficencia; tampoco paga por servicios legales ni profesionales de ninguna índole”. 

Subrayaron que no persiguen ningún fin político o económico y remarcaron que tampoco tienen vínculo alguno con la industria farmacéutica u otras empresas.

“Cada uno de nosotros participamos en esta red con el legítimo interés de asegurar la mejor atención para nuestros hijos y nada más”, enfatizaron en la misiva.


Más columnas


Raúl López Gómez

Luis Alberto Romero

PAN, la pugna por la dirigencia

Columna: Luis Alberto Romero



PUBLICIDAD


PUBLICIDAD