No son periodistas, ni conocen el oficio



Se trata de los periódicos que se editan en la ciudad de México que en tiempos pasados presumían que eran nacionales, pero hoy en día se han convertido en impresos locales. En el puerto de Veracruz hace tiempo que no llega ningún diario de la Ciudad de México.

 

Antier el presidente López Obrador se refirió a El Universal, Reforma y Excélsior como medios comprometidos con los pasados gobiernos federales donde se pagaba el silencio de sus periodistas.

 

No publicaban nada que pudiera afectar a los funcionarios, donde la oposición política no existía.

 

Se fue directo en contra de los propietarios de estos medios que ninguno de ellos ha pasado por toda la escala periodística desde el reportero de guardia con sus diferentes etapas de acuerdo a la importancia y trascendencia de las fuentes, cuando se pasa por la policiaca, religiosas, diplomáticas, financieras y políticas hasta llegar a la codiciada fuente de la Presidencia de la República, editorialista, columnista político, secretario de redacción, jefatura de información y por último el jefe de Redacción, los cargos de arriba de los subdirectores y directores se los adjudicaban los dueños, quienes ni escriben, ni siquiera pueden redactar un pie de grabado.

 

No conocen lo más elemental del oficio, de lo único que están muy pendientes es de los ingresos de publicidad y circulación.

 

La crítica que se les hace es... que en lo fundamental, no son periodistas, por lo tanto, no se les puede tratar como si lo fueran. Es el caso de Alejandro Junco, Olegario Vázquez Raña y Juan Francisco Ealy Ortiz, situación muy diferente cuando el periodista Julio Scherer era el director de cooperativa de Excélsior o Manuel Buendía cuando dirigía la Prensa y otros tantos que se hicieron desde abajo en una sala de redacción.

 

En un buen número de estos medios impresos se trata de simples herederos del fundador que se iniciara en este alucinante oficio.

 

 

Están salados los Calderón

 

 

A la pareja de Felipe Calderón y Margarita Zavala los persigue la mala suerte, a su idea de crear un nuevo partido político, no pudieron porque existe la versión no pudieron justificar el origen del dinero que recibieron para su creación y ahora se le acusa al expresidente de haber autorizado a unas horas de terminar su gestión un curso para tres personas que iba a impartir su secretario de Seguridad Genaro García Luna por 19 millones de dólares.

 

El curso solo duró hora y media. Se trata de una turbia relación de los dos altos funcionarios panistas y esto es analizado en un tribunal de justicia de Nueva York que de manera legal obliga al exmandatario mexicano a presentarse a un nuevo juicio, para vergüenza de quien ocupó el máximo cargo del poder ejecutivo de México.

 

 

Así se cuidan los funcionarios de Peña Nieto

 

 

La escolta asignada a la familia de Tomás Zerón quien era el responsable de investigar la tragedia de Ayotzinapa, era compuesta por 24 agentes de la policía ministerial y cuatro vehículos blindados.

 

Así se cuidaban los funcionarios del pasado gobierno priista de Enrique Peña Nieto.

 

El señor encargado de torturar a los posibles victimarios está tramitando un amparo ante las autoridades judiciales porque no quiere ser extraditado del país donde se encuentra escondido.

 


Más columnas

Maquiavelo




PUBLICIDAD


PUBLICIDAD