Frente a situaciones de riesgo, la vida de los periodistas en los protocolos

Columna: Momentos



Sobre los hechos ocurridos el pasado martes en Ciudad Isla, Veracruz, donde algunos comunicadores que cubrían la balacera, expresaron que fueron agredidos por elementos policiacos, el Secretario de Seguridad Publica del Gobierno del Estado de Veracruz dio a conocer ayer, que ya se inició una investigación para determinar si existieron abusos o excesos.


Y es que como recordaran, en un video circulado en redes sociales se muestra como elementos de seguridad pública -que se encontraban en pleno fuego cruzado- piden a un reportero que estaba transmitiendo la balacera que se retire, él se identifica y continúa grabando, lo que sigue, es que la imagen se pierde, porque al parecer le arrebatan el teléfono.


Sin duda la adrenalina en esos momentos debió de ser excesiva, pues los disparan no cesaban después de que un grupo de personas incendio una patrulla; a profundidad se desconoce lo ocurrido, lo que sí es que, los comunicadores acusaron agresiones, por ello, el Secretario de Seguridad dijo que se investigan los hechos.


Eso sí, Gutiérrez Maldonado pidió a los comunicadores siempre ser cuidadosos y no poner en riesgo su vida, es decir dar cobertura a los hechos, pero siempre desde un lugar seguro. Lo dicho por el funcionario hace recordar que los comunicadores contamos con protocolos de seguridad que nos orientan a dar cobertura a los hechos, pero sin arriesgar la vida.


Existen sinnúmero de protocolos de seguridad que intentan ser un apoyo a los periodistas que cubren hechos de violencia, protestas o enfrentamientos armados, además de documentos nacionales e internacionales que obligan al respeto de los derechos humanos de quienes ejercen esta protección.


Así por ejemplo, si de instrumentos internacionales hablamos, la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, agrupa las normas regionales de protección de periodistas y la interpretación y aplicación que se ha realizado de esas normas, tanto por la Comisión Interamericana como por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, donde se incluye un protocolo de Actuación para la Protección de los Derechos de las Personas que Ejercen el Periodismo.


Donde queda claro que el estado y sus autoridades están obligados a asegurar que sus agentes son responsables de actos y omisiones y reitera la obligación de proteger a periodistas y trabajadores de medios de comunicación en riesgo, en hechos como conflictos sociales o armados. Así pues, en el caso de Isla, los elementos estaban obligados a emprender medidas de protección a los comunicadores que en ese momento se encontraban en riesgo real e inminente, buscando así prevenir o evitar algún daño. De ahí que, lo que habrá de investigar es, sí más allá de esa obligación hubo algún exceso.


Lo que sí queda claro, es que, en un hecho de violencia, ciudadanos, policías, peritos y periodistas que se pudieran encontrar en el lugar, están expuestos y aquí la importancia de cuidar y respetar el trabajo que cada uno de estos desempeña; cada cual tiene protocolos que seguir para el ejercicio de su labor y los periodistas ante todo deben de salvaguardar su integridad.


Sin duda, el anuncio que ayer lanzó el Secretario sobre la investigación abre una puerta que parecía cerrada a quienes el pasado martes vivieron hechos de violencia durante la cobertura de lo ocurrido en Isla y también lanza un mensaje sobre el cuidado que se debe de tener durante una cobertura, porque si bien es cierto, el periodismo es apasionante, no vale la pena poner en riesgo la vida ¡así las cosas queridos lectores, tenga ustedes un excelente viernes!


Más columnas



Alfonso Villalva

Hijos del Covid

Columna: Alfonso Villalva


Descarga Versión Digital