Francisco J. Ávila Camberos

Columna: Francisco J. Ávila Camberos



Las elecciones de Coahuila e Hidalgo tienen varias lecturas que deseo compartirles.

1º.- MORENA no es invencible.

2º.- Si no está López Obrador en la boleta electoral, MORENA difícilmente gana. Si quiere ganar, tendrá que postular a candidatos  muy buenos, incluso volteando a ver a la sociedad civil y escogiendo de ahí a las mejores personas que puedan hacer un buen papel, dejando a un lado la demagogia y los radicalismos que terminan espantando a la gente.

3º.- Una cosa es ser oposición y otra muy distinta ser gobierno. Mucho de lo prometido no lo ha podido cumplir. Un partido en el poder que no da buenos resultados, se desgasta rápidamente y pierde gran parte del respaldo popular.

4º.- El abstencionismo en Coahuila fue mucho muy elevado. Rondó el 60% mientras que  Hidalgo  no se quedó atrás y fue del 52%. Esto es resultado del desinterés de la ciudadanía, del desánimo y también de la epidemia. Por eso ganó el PRI. Es el partido que tiene mejor estructura y capacidad de movilización. Como además, los gobernadores de dichos estados son priístas, es posible que les hayan dado una ayudadita o una ayudadota a sus candidatos.

Cuando hay abstencionismo, las posibilidades de que gane el PRI se multiplican. Solo así se explica que ese  partido vuelva a ganar en el estado al que los hermanos MOREIRA dejaron ahogado en deudas.

5o.- Respecto al PAN, ni siquiera pintó. Es el resultado de llevar como candidatos a personas con escasos liderazgos, que son más bien producto de compromisos de los dirigentes, pero que no  conectan con  la ciudadanía. 6º.-Siendo el PAN un partido humanista, impulsor de la legalidad y del respeto, inexplicablemente se ha olvidado de sus principios y se ha cerrado en lugar de abrirse a la ciudadanía, para invitar a los mejores hombres y mujeres a ser sus abanderados.

En algunos casos  se ha convertido en una simple  agencia de colocaciones, donde el pastel se lo reparten siempre los mismos.

Esas personas no ven por su comunidad, sino por sus propios intereses. Incluso, las despensas que ya andan regalando algunos pre candidatos adelantados, son la carnada que pretenden usar para pescar votos, aprovechando la necesidad de la gente.

Los demás partidos francamente ni fu ni fa. Participaron para no perder el registro, porque el recibir millones de pesos al año en prerrogativas significa un magnífico negocio, aunque al país se lo lleve el tren. Ellos van a lo suyo.

Ojalá y las cosas cambien para que en el 2021, independientemente de quienes ganen la contienda, tenga nuestra patria alcaldes y legisladores verdaderamente capaces y honrados que ayuden a México a salir del atolladero.

Ojalá y la gente abra con tiempo los ojos para negarles el voto a quienes han hecho de la política una forma  escandalosa de enriquecimiento y vote por quienes realmente vayan a servir al país.

No les parece a Ustedes?

Muchas gracias y buen fin de semana.


Más columnas

Refranes

Columna:



Raúl López Gómez

La ambición por el poder

Columna: Raúl López Gómez



PUBLICIDAD


PUBLICIDAD