El Papa Francisco y sus detractores en el Vaticano



El Papa Francisco, como dirigente de la iglesia católica en el mundo, dicen algunos expertos que se enfrenta a las fuerzas oscuras del Vaticano, que abiertamente están empeñadas en mantener una postura sesgada y de rechazo sobre las personas a que se conocen como homosexuales.

 

Y que, según los preceptos teológicos, como todos los seres humanos, son hijos de Dios, y por lo mismo el Santo Padre, dijo que se les deben reconocer sus derechos a las parejas del mismo sexo, y que tienen una relación de convivencia.

 

Contra todo esto, algunos personajes de las parroquias veracruzanas, salieron a decir, del pronunciamiento del Papa Francisco, “no dijo, lo que dijo”, y aquí la censura de siempre, simplemente se ve el ala dura de una iglesia decadente, y que pretende sacar de contexto el verdadero sentir de responsabilidad teológica de su santidad, querido y respetado hasta por personas de otras religiones a los que ve como iguales.

 

Ahora, bien desde los más de dos mil años de la iglesia católica con muchos problemas desde la santa inquisición y la venta de indulgencias, entre otros muchos males por los que ya el entonces Papa Juan Pablo II, pidió perdón a la humanidad.

 

Sin duda, el Papa Francisco, ha llevado a la iglesia universal por caminos de “reencuentro” con muchos de los que se han separado por una iglesia en la que se segrega a las personas, que se muestra discriminadora e intolerante, y que como siempre se da preferencia a los poderosos, que desde sus posturas reciben los sacramentos, como viene siendo desde hace siglos, con los aspectos mercantilistas de beneficio por encima de los pobres.

 

El Papa Jesuita, se ha empeñado en seguir y en luchar por cambiar a las estructuras de la iglesia católica, y por eso accedió a escoger el nombre de Francisco en honor y recuerdo de San Francisco de Asís, cuando hizo de la pobreza un voto para ir en contra de lo material, y de esa forma sin ningún motivo dedicarse a consagrar su vida a Jesús de Nazaret, como ahora lo hace en los tiempos modernos don Jorge Mario Bergoglio, y que en varias ocasiones ya ha sentido el peso de la injusticia de su propia iglesia y resiste estoico.

 

La iglesia católica, está sumida en serios problemas de desprestigio a causa de los curas pederastas y de los problemas al interior de sus finanzas, y de los excesos mundanos de algunos obispos y cardenales.

 

La intención del Papa Francisco, ha sido la del perdón cristiano y la de luchar en nueva era acorde a estos tiempos en donde predomina la ausencia de valores humanos, el hedonismo y la adoración por Mammón, el demonio de la avaricia, la riqueza y de la injusticia, entre otros males que se arrastran desde hace muchos siglos.

 

El Papa Francisco, no usa limusina, no vive en el palacio del Vaticano, y a diferencia de los antecesores vive en una hostería, se mueve en el transporte público y en la mayoría de las ocasiones se muestra resistente a los que desde el poder del purpurado no lo han podido someter a caprichos, debilidades, bajas pasiones y todo tipo de circunstancias malévolas, de los que el propio Papa desconfía de algunos, desde el inicio de su papado, por lo que optó por la sana distancia y enfrentar a los que detentan el verdadero poder de la iglesia.

 

Y sin olvidar, lo que le sucedió a don Albino Luciani, Juan Pablo I, que murió extrañamente a los 33 días de iniciado su pontificado. Que Dios lo tenga en su santa gloria y que pronto sea declarado Santo. Y que perdone a los que hacen mal a esta iglesia y a los feligreses pobres en el mundo.

 

En recuerdo de AgnesGonxhaBojaxhiux, Santa Madre Teresa de Calcuta, “dar a los pobres hasta que duela”.

 

Así las cosas.


Más columnas

En la Mira

Columna:


Raúl López Gómez

Cosmovisión

Columna: Raúl López Gómez



Enrique Haro Belchez

Agenda ambiental

Columna: Enrique Haro Belchez


PUBLICIDAD


PUBLICIDAD