Cobertura-Elecciones-2021

´El Coyame´, imparable



A diferencia de 2016, cuando contendió como candidato del desaparecido Partido Encuentro Social (PES) a la diputación local por el distrito VIII con cabecera en Misantla, ahora el empresario Rubén Darío Carrasco Mora lidera todas las encuestas como posible abanderado de la alianza Morena-PT-PVEM.

Este polémico hombre de negocios nativo de Plan de las Hayas, municipio de Juchique de Ferrer, ha desplazado de última hora al munícipe de Vega de Alatorre, Román Bastida Huesca, propuesto originalmente por el PVEM. Sin embargo, al medir a Carrasco con el alcalde con licencia impulsado por el partido del tucán, los líderes de Morena habrían resuelto postular a Rubén Darío, ya que en algunos sondeos le llegaría a sacar ventaja de hasta 40 puntos al otro aspirante interno.

El caso de este empresario conocido popularmente por el mote de "El Coyame" –en referencia al nombre de la conocida embotelladora de refrescos y agua mineral que adquirió el año antepasado reactivando la economía del municipio de Catemaco, donde genera cientos de empleos– ha sorprendido hasta a sus propios detractores, pues también encabeza las sondeos para la alcaldía y diputación local de ese municipio y distrito electoral local de la región de Los Tuxtlas.

Sin embargo, Carrasco Mora ha decidido contender de nueva cuenta por su distrito natal, decisión que tomó desde hace algunas semanas en las que se ha dedicado a recorrer los 18 municipios de esa circunscripción con cabecera en Misantla, lo que obviamente se ha visto reflejado en su crecimiento en las preferencias electorales.

Y es que Rubén Darío ha sabido potencializar las ventajas que como empresario tiene sobre Bastida que ya ha sido tres veces alcalde de Vega de Alatorre y desde hace 20 años aspira a ser diputado local o federal. El activismo de Carrasco Mora, por ejemplo, no se ha basado en la tradicional campaña sino que lo ha hecho totalmente al revés: en lugar de promesas y discursos que normalmente ofrece todo precandidato o candidato para pedir el voto popular, él decidió apoyar de inmediato con alimentos a las familias más vulnerables afectadas por esta prolongada pandemia; ha generado empleos y está gestionando desde ahora apoyos institucionales y concertando mejores precios con otros empresarios para beneficiar directamente a productores pecuarios y cafetaleros de la región, a los cuales está organizando para darle mayor plusvalía a sus productos y facilitar su comercialización.

Hace un mes, por ejemplo, como dueño de la marca Coyame, firmó también un convenio con el Instituto Tecnológico Superior de Misantla para que alumnos de esta institución educativa realicen sus prácticas profesionales en la embotelladora de Catemaco.

Y el 9 de febrero pasado firmó con la alcaldesa de Acatlán, Rosa García Alarcón, el convenio de comodato del predio donde está por echar a andar una pasteurizadora y procesadora de alimentos que además de beneficiar con mejores precios y pago puntual a los productores de la cuenca lechera de la región de Miahuatlán, también generará 700 empleos directos.


Más columnas





PUBLICIDAD


PUBLICIDAD