Construcción de una agenda legislativa ecológica



El Poder Legislativo en México, depositado en el Congreso de la Unión con sus dos Cámaras, la de Diputados y la de Senadores, tiene un importantísimo papel en la conformación de un país más justo para la mayoría de la población y donde se viva en armonía con la naturaleza.

 

En dicho sentido, es importante lograr el impulso de una agenda legislativa ecológica que atienda a un país y a un planeta en emergencia. Uno de los principales objetivos de dicha agenda debe ser la de modernizar los actuales instrumentos de gestión ambiental y de recursos naturales a través de reformas a la Ley General del Equilibrio Ecológico y de Protección al Ambiente (LGEEPA).

 

Aunque ha habido ya tres secretarios de SEMARNAT, en esta administración; En este periodo ordinario de sesiones se espera que se impulsen en el Congreso reformas en materia de desarrollo forestal, gestión del agua; y especialmente en la ley de equilibrio ecológico para incluir el principio precautorio en todas las decisiones que tienen que ver con el medio ambiente, también legislar para una ley que impulse al patrimonio biocultural y una relacionada con delitos ambientales.

 

En el caso de la reforma a la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, se plantea una iniciativa del Consejo Nacional Forestal, para proteger los bosques a través del impulso de manejo comunitario. Busca eliminar ambigüedades sobre lo que le toca hacer a la SEMARNAT y la CONAFOR pretende que la primera sea la encargada de dar las autorizaciones de aprovechamiento forestal y la segunda se dedique al fomento del desarrollo forestal.

 

La iniciativa para la creación de la Ley General del Agua es un pendiente que tiene el Congreso desde 2012. Se espera salga en el actual periodo ordinario de sesiones a partir de varias iniciativas presentadas en la materia. Lo que se busca es lograr una gestión integral y equitativa del agua.

 

La iniciativa de reforma a la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, tiene como principal objetivo incorporar el principio precautorio en la política ambiental, tomando en cuenta los compromisos establecidos en los tratados y acuerdos internacionales de los que México es parte.

 

En el caso de la ley de conservación del patrimonio biocultural, tiene como objetivo salvaguardar el patrimonio ante la erosión del conocimiento tradicional de México, igualmente se espera que salga en el actual periodo ordinario de sesiones.

 

También se busca una reforma al artículo 19 constitucional para incluir los delitos ambientales para que estos sean contemplados con prisión oficiosa; y la aprobación de reformas a la Ley

del Impacto Ambiental de Proyectos, para que deje de ser un mero trámite la aprobación de impactos ambientales de obras.

 

En conclusión, estas propuestas deben de ser aprobadas por los legisladores para que el actual gobierno pueda incorporar al país en un nuevo modelo de desarrollo; integrar una sociedad más justa y en relación armónica con la naturaleza, que salvaguarde el patrimonio biocultural, y en la cual los límites de crecimiento se establezcan de acuerdo a los potenciales ecológicos de producción de una región, a su vocación ecológica y a las mejoras y recuperación que se haga de los ecosistemas, manteniendo o incrementando las reservas de recursos naturales renovables. Este modelo de desarrollo deberá promover la sustitución de recursos naturales no renovables por renovables, estableciendo también el derecho fundamental de los seres humanos a mejorar su calidad de vida.

 

#CambiaUnaAcciónCambiaTodo.


Más columnas

EN LA MIRA

Columna:


Raúl López Gómez

Cosmovisión

Columna: Raúl López Gómez




PUBLICIDAD


PUBLICIDAD