Cobertura-Elecciones-2021

Con S, SCJN y caja china



Septiembre se escribe con S. Con S de susto, porque de menos eso, un susto, les pegaron a los habitantes de la zona metropolitana de Veracruz-Boca del Río-Medellín el martes pasado tras el seísmo de 7.1 que la noche de ese día se sintió.

Salvo eso, nada más, pero tampoco menos. La familia Acosta y el buen amigo Sarquís Nahúm, dicen los que de harinas saben, han vendido más michas que nada en estas horas recientes. No se duda ni tantito. Y cómo siempre, nunca falta quién pregunte dónde te agarró el temblor.

***

A la que no le tembló el pulso fue a la (Tremenda y) Suprema Corte de Justicia de la Nación que ha dicho que la penalización del aborto es inconstitucional. El fallo de los togados --¿cómo ven en modo juristo al escribano?— salva de la picota pública –y lo que es mejor, de la cárcel—el cuerpo y la dignidad de mujeres en 28 estados. Nada mal para una (tremenda) Corte que de repente pareciera no traerlas todas consigo pero que ayer reivindicó derechos largamente solicitados por los colectivos feministas, sanitarios y otros más, que ven el logro de una meta.

Por supuesto, el fallo dejará molestia y encono. El juzgador, no importa su nivel –local, federal—, ínfulas –todos se las traen-- o conocimiento --no siempre el mismo entre todos— está obligado a resolver planteamientos que dejarán inconformidad en tirios y troyanos, porque de eso y no de otra cosa trata el acto jurisdiccional, ese momento en que impávidos e impertérritos, los juzgadores dicen… ¡Veeenga la sentencia! Y tan tan punto com.

***

Una nueva, costosa y bonita –es un decir—caja china ha sido plantada a la mitad de esa tierra seca que es el país por cuenta de los miembros de la cámara de diputados que decidió aprobar la ley federal de revocación de mandato recién este martes tembloroso.

La ley tiene una cara de tongo del tamaño de aquellos encuentros que organizaba el griego George Parnassus en el Foro de Inglewood en Los Ángeles.

La apuesta es que se tratará de una de tantas leyes que pasará sin pena ni gloria por el olimpo legislativo. Al menos por ahora, al menos mientras este país sea una república hiperpresidencialista que en tres años mandó al caño lo menos malo del diseño institucional creado entre 1977 y 2018, al menos mientras se sigan mandado al diablo las instituciones y desarrollando políticas clientelares y encumbrando a ineptos, advenedizos, oportunistas y queda bien de toda laya bajo mantos rojos, azules, naranja, verde, guinda, ya sea juntos o revueltos. ¡Ahreee!

veracruz1230pm@gmail.com

https://veracruz1230pm.blogspot.com

@AutorGuerra


Más columnas





PUBLICIDAD


PUBLICIDAD