Caso insólito entre México y EU



Ya se ha dicho hasta el cansancio que el pueblo mexicano deseaba el cambio en todos sentidos por lo que venía sucediendo en el país, dejándolo en la ruina, manifestada entre otras cosas con más del 80% de pobres, y lo único que interesó fue atender a los ricos, a los dueños del dinero, y ahí está el caso del Fobraproa, deuda que tendrá que pagar el pueblo mexicano durante muchísimos años.

En cuanto a justicia, prácticamente en México ha sido nula, pues ahí está el caso de varios expresidentes que cometieron presuntamente considerables daños a la nación, que por ahí posiblemente uno que ocasionó un grave delito, que podría, según algunos, hasta traición a la patria, y ahí los vemos andar muy quitados de la pena, pues hasta hoy no han sido tocados ni con el pétalo de una rosa.

"Jornada/18 y 19/nov./20. Ahora  acaba de suceder un caso insólito entre México y Estados Unidos, pues un distinguido miembro del ejército y las fuerzas armadas del primero, fue detenido en el segundo país, después de haber sido investigado por narcotráfico y lavado de dinero, operaciones que según las autoridades estadounidenses, fueron entre diciembre del 2015 y febrero del 2017, personaje a quien le llamaban ´El Padrino´.

Esas investigaciones fueron concentradas en 700 documentos, y desde el 11 de noviembre del año pasado, fueron entregadas por las autoridades estadounidenses, a la Fiscalía General de la República, en México, quienes finalmente las dos naciones, acordaron retirar los cargos, pues de haberse seguido y comprobarse plenamente, habría alcanzado una sentencia de cadena perpetua.

Este acto reviste hasta cierto punto algunas dudas, pues por un lado el país vecino del norte, tiene la fama de hacer de la justicia una realidad, en cambio en México, no, y si ahora el presunto delincuente lo han regresado a México para que se prosigan las supuestas investigaciones, argumentando muchas situaciones como de sostener la soberanía y respeto que merece nuestro país, hasta ahí un argumento válido, pero también se ha dicho que aquí en México no existe ninguna acusación".

Ahí es donde entra duda de cual es el fondo de este delicado asunto, pues se siguen vertiendo muchas versiones, y lo único que pide el pueblo mexicano, que las autoridades mexicanas si hagan las investigaciones necesarias, en este caso donde el presunto indiciado, General Salvador Cienfuegos Zepeda, que lo era en Estados Unidos, y al llegar a México, aquí no hay ninguna acusación.

Por lo que si deben seguirse las investigaciones y se llegue a fondo, pues siguen las contradicciones, se supone que el Presidente de la República, es el Jefe de las Fuerzas Armadas, y si hubo presuntos delitos desde que fue Secretario de la Defensa Nacional, ahí entra en juego, el Presidente de la República que era Enrique Peña Nieto, que debió estar enterado de todo, y entonces cual es el juego.

Este caso que estamos calificando como un caso internacional insólito, debe ponerse en claro, sino persistirá la duda, la justicia en México seguirá siendo sólo un mito, a si ahora sí verdaderamente habrá justicia ante un acto de presunto delito de delincuencia organizada.

Va también en juego la credibilidad que debe tener el pueblo paso mexicano en cuanto que no debe perderse, y si hay verdaderas investigaciones del caso, y que conforme vaya avanzando, se vaya dando a conocer con la verdad en la mano, la Cuarta Transformación seguirá con éxito avanzando en el país, que tanta falta hace en el país, para que vaya resurgiendo sobre nuevos cimientos sólidos.

Sería muy triste y lamentable que en el caso anotado, finalmente aquí en México, vuelva la incredibilidad, la duda en que finalmente pasó, y se haya debido a arreglos oscuros, inconfesables, y ya no quiere el pueblo mexicano.

En este y en todos los casos, ya deben ponerse en claro, que es muy difícil, sí lo es, pero con voluntad y decisión, México ya es hora que avance hacia el progreso en

Más columnas


Raúl López Gómez

EN LA MIRA

Columna:


Raúl López Gómez

Cosmovisión

Columna: Raúl López Gómez


PUBLICIDAD


PUBLICIDAD