Cobertura-Elecciones-2021

Rutilo Muñoz llama a la sabiduría y la prudencia en tiempos difíciles

En momentos tan cruciales como la pandemia del Covid-19, la sabiduría y la prudencia son lo más valioso en las prioridades y decisiones de vida, virtudes que deben pedirse a Dios a través del Espíritu Santo, señaló en su homilía de este domingo el obispo de la Diócesis de Coatzacoalcos, Rutilo Muñoz Zamora.

"La palabra de Dios es vida y eficaz, es como una espada de dos filos que penetra hasta lo profundo, nos pone al descubierto delante del Señor; es que estas palabras de Dios que hoy escuchamos que es viva y eficaz nos pongan en el contexto de estar luchando día a día para tener la verdadera riqueza, del verdadero tesoro, que parten de una vida que está llena de la fuerza de Dios y son esta sabiduría y prudencia", mencionó Muñoz Zamora.

Rutilo Muñoz llama a la sabiduría y la prudencia en tiempos difíciles

Monseñor señaló que estas palabras deben hacer reaccionar fuertemente a la sociedad en cuanto a sus decisiones, especialmente en aquello que les preocupa.


PUBLICIDAD

"¿Qué es lo que más nos preocupa? Hablamos del ambiente así sencillo todos los días, que es para la gran mayoría, habrá excepciones, pero qué nos preocupa, quisiéramos hacer como una lista de 10 preocupaciones que más nos están llegando fuertemente... seguro que por ahí aparecerían en esos 10 al menos, que queremos tener salud, economía y a lo mejor todo lo demás ustedes expresarían, pero sobre todo es pedir, tener, poseer", externó el prelado en la misa de mediodía.

Preocupaciones como las económicas y las de salud son las más frecuentes entre la sociedad, sin embargo, el obispo señaló que otra de éstas debería ser cómo lograr la vida eterna en Dios, es decir, la salvación, por lo que la respuesta se reduce a la prudencia y la sabiduría.

"Todo lo que hoy podemos realizar esté bajo la fuerza de la sabiduría y de la prudencia, dos virtudes importantísimas... son lo más valioso, no se pueden comparar con nada ni con nadie, ni con la piedra más preciosa, ni con el oro ni con la plata, porque todo eso como lodo o arena en comparación de la sabiduría y junto con ella, la prudencia, lo que tenemos que pedirle al Señor todos los días es la sabiduría y la prudencia", puntualizó.


PUBLICIDAD


PUBLICIDAD


PUBLICIDAD



PUBLICIDAD


PUBLICIDAD