Cobertura-Elecciones-2021

Doña Delfina fue despedida en plena pandemia; subsiste vendiendo palanquetas

A sus 67 años de edad, doña Delfina Hernández Fernández trata de ganarse la vida vendiendo dulces y palanquetas en la calle, luego de que hace más de un año, fue dada de baja, en plena pandemia, cuando la enviaron a su casa, "que le iban a seguir pagando y la llamarían", cosa que no ocurrió.

Doña Delfina fue despedida en plena pandemia; subsiste vendiendo palanquetas
Doña Delfina fue despedida en plena pandemia; subsiste vendiendo palanquetas

"Yo trabajaba en limpieza en el Mercado Coatzacoalcos, ahí todos me conocen ya que estuve ocho años, pero con la pandemia me mandaron a descansar a casa, que me seguirían pagando, que me llamarían, pero no hicieron, solamente me sacaron", dijo la señora Hernández Fernández.


PUBLICIDAD

A pesar de haber acudido a ver su caso con la gente del sindicato, tal parece que la situación que según ella fue lo que la afectó, fue que en algún momento ella fue a ver a Jorge Juárez quien había contendido por la dirigencia del SUEM y eso podría haber molestado a quien lo venció y ahora se desempeña como regidor actual, pero ella solamente buscaba otro contrato para seguir laborando, ya que nada malo hizo, al indicar que respeta a las autoridades y los dirigentes sindicales.

"Necesito el empleo ya que mire, no es justo lo que me hicieron luego de tanto tiempo, por lo que ahora tengo que salir a vender dulces y palanquetas para poder comer", refirió la señora, mientras se les escurrían las lágrimas por sus mejillas.

Doña Delfina dijo que una nieta suya le dejó a su hijo hace 13 años, es decir, su bisnieto se convirtió prácticamente en su hijo adoptivo a quien ha educado y llevado poco a poco, pero al quedarse sin dinero por su despido, no pudo meterlo a la secundaria y ahora ya anda fumando con gente de la colonia que lo ha ´sonsacado´.


PUBLICIDAD

"Me duele ver a mi niño ya que como no lo metí a la secundaria, ahora anda en el vicio y solo tiene 13 años, ya que de lo gordito y cachetón que estaba, ahora está muy flaquito", mencionó doña Delfina.

Ella, sale todos los días del domicilio que ocupa en la calle Urea y Monclova de la colonia Fertimex, con la finalidad de vender dulces y de esa manera intentar obtener un dinero con el que pueda conseguir el alimento para su mesa.


PUBLICIDAD


PUBLICIDAD



PUBLICIDAD


PUBLICIDAD