Casa de Pan para el Migrante celebra su octavo aniversario

Integrantes de Casa de Pan para el Migrante, con motivo de su octavo aniversario, compartieron una cena en los bajos del Puente de la Avenida Uno de Coatzacoalcos con aproximadamente 60 centroamericanos. 

"Cada 20 de noviembre cumplimos años de servicio y para festejarlo hicimos una cena especial y se hizo sopita pollo calientita con agua de jamaica y tuvimos un tiempo para bendecir a los chicos, no sólo con alimento físico sino también con alimento espiritual", declaró Jessica Santillán, fundadora del proyecto.

Casa de Pan para el Migrante celebra su octavo aniversario
Casa de Pan para el Migrante celebra su octavo aniversario
Casa de Pan para el Migrante celebra su octavo aniversario
Casa de Pan para el Migrante celebra su octavo aniversario

Compartió que la principal labor de la agrupación que conforma es la de darles esperanza a los viajeros a través de la palabra de Dios. "Fueron entre 50 y 60 migrantes más o menos los que nos acompañaron; de los cuales el 90% eran hombres y habían como cinco niños y como cuatro mujeres nada más", indicó.


PUBLICIDAD

APREMIAN NECESIDADES A MIGRANTES 

La joven altruista y creyente del evangelio de Dios, reconoció que durante este tiempo de pandemia, los migrantes continúan padeciendo las mismas dificultades que conlleva el dejar su país, sin embargo, se ha sumado el tener que viajar con cubrebocas. 

"La necesidad que traen es mucha, el apoyo se les ha restringido más y con mucha tristeza ellos también están usando el cubrebocas y no tienen el aseo que se necesita para evitar el Covid y su propagación; pero con las medidas necesarias el viernes pudimos celebrar de una manera responsable, dándoles de cenar compartiéndoles el ánimo para que ellos puedan seguir su camino y que se puedan llevar a Jesucristo como salvador de su alma que es el principal objetivo", afirmó. 


PUBLICIDAD

Reiteró que tras el viaje que emprenden los centroamericanos al llegar a esta ciudad lo hacen cansados, con heridas en sus pies y frustraciones, ya que han tenido que pasar hambre miedo y soledad. 

"Y por ello creo que lo más importante para ellos es que puedan expresar lo que están pasando, que los puedan escuchar, les puedan dar una palabra de ánimo eso creo es una de las cosas más fundamentales para ellos el momento en que ellos se sienten escuchados y no como el bicho raro de la ciudad; y aperta la palabra de Dios lo dice que bendigamos al extranjero y por eso hemos creído esa promesa".


PUBLICIDAD


PUBLICIDAD
Descarga Versión Digital



PUBLICIDAD


PUBLICIDAD