Cobertura Qatar 2022

Tenemos dos cerebros: ¿cuidas del segundo?

Tenemos dos cerebros: ¿cuidas del segundo?

Todas las personas estamos familiarizadas con ese sentimiento de tener “mariposas en el estómago”. Lo que no todas sabe, es que detrás de esta sensación hay una red neuronal estomacal que produce esta y más sensaciones. De hecho, este “segundo cerebro” –conocido como el Sistema Nervioso Entérico– afecta parcialmente nuestro estado mental y juega un rol clave en nuestra salud.

Conformado por muchos millones de neuronas –incluso más que el Sistema Nervioso Periférico– el estómago opera con independencia de nuestro cerebro. Y en ocasiones, es el estómago el que le envía señales a nuestro cerebro acerca de cómo sentirse. Cuando sentimos nerviosismo o estrés, es el estómago el que da la señal al cerebro para experimentar un mareo, un dolor de cabeza, o incluso un desmayo.

¿Cómo nos afecta en el día a día?

El ejemplo más claro de cómo el segundo cerebro estomacal afecta a todo el cuerpo está en el conocido “mal del puerco”. Después de excedernos al comer (o de comer alimentos altamente procesados o grasosos) el estómago utiliza nuestras reservas energéticas para hacer digestión. Sin importar de dónde estemos ni qué tan importante sea lo que estemos haciendo, no tenemos poder de elección. En estos casos, el estómago manda.

En escenarios como cuando vamos a presentar un examen o un proyecto frente a un público, podemos pensar que es la situación la que causa malestar estomacal. Pero un estudio demostró que es el estómago el que nos causa el malestar que nos abruma ante dichos escenarios. Como consecuencia, podemos experimentar fatiga, niebla mental, y en algunos casos tristeza y ansiedad.

Por lo tanto, si queremos experimentar estados mentales más alegres y enérgicos, hemos de cuidar a nuestro segundo cerebro. Algunas de las recomendaciones son:

1.- Tomar más agua.
2.- Comer más fibra.
3.- Consumir más alimentos fermentados (para estimular el crecimiento de bacterias buenas).
4.- Reducir el consumo de alimentos inflamatorios (comida frita, carne roja).
5.- Ingerir más alimentos con antioxidantes (frutas, verduras y cereales).

Es conveniente recordar que nuestro cuerpo es un todo que requiere cuidados y atención. Si se los damos, disfrutaremos de una mente feliz y armoniosa.