Cobertura-Elecciones-2021

La línea que divide el humor del bullying

Hay una frase que dice: entre broma y broma, la verdad se asoma; es justamente ese espacio entre bromas el que divide el humor del acoso. Históricamente, el humor se ha utilizado como una forma no solo de entretenimiento, sino de volver asuntos incómodos en algo más relajado, así como de tomar sutilmente cuestiones desagradables y transformarlas en algo para reírnos. Sin embargo, situaciones que antes se consideraban apropiadas para darles tintes cómicos –la apariencia física, el género, la orientación sexual– ahora se ven como lo que realmente son: acoso y agresión.

El humor de antes

No solían ser extraños los chistes que criticaran características de las personas que están fuera de su control, tales como el color o las aflicciones de la piel, su complexión, o el estatus socioeconómico en el que nacieron. Como la conversación acerca de la salud mental no era tan fuerte, se llegaba a pensar que los ataques “humorísticos” hacia los demás eran, en el mejor de los casos, un buen chiste, y en el peor, una oportunidad para fortalecerles. Afortunadamente, ahora existe una claridad sin precedentes que demuestra todo lo contrario: esta clase de “humor” puede generar en las víctimas inseguridades a largo plazo que les perjudique en su desarrollo.

¿La generación de cristal?

En las redes, se ha popularizado el uso del concepto “generación de cristal” para referirse a las nuevas generaciones que, siendo conscientes del daño que el humor juicioso ocasiona, ya no lo toleran. Comentarios que busquen hacer sentir menos a alguien por no encajar en el estándar de lo que es atractivo han pasado de verse como humor a reconocerse como acoso. Buscar hacer reír a los demás aprovechándose de la apariencia o los errores de alguien es una fórmula que ha caducado, abriendo la puerta para que nazca una nueva clase de humor, en donde nadie se sienta agredido, y las diferencias no sean objeto de burlas. La diferencia entre el humor y el acoso está en que el primero busca unir, mientras que el segundo busca separar.

La línea que divide el humor del bullying

PUBLICIDAD


PUBLICIDAD


PUBLICIDAD
Descarga Versión Digital



PUBLICIDAD


PUBLICIDAD