Por Los Reporteros
Columna: Off the record
Pataletas políticas
2019-11-08 | 07:29:09

El alcalde de Veracruz, Fernando Yunes Márquez, está más preocupado en pelearse con el Gobierno del Estado que en resolver los problemas de los jarochos. Le duele que le señalen irregularidades por 20 millones de pesos y en vez de restregarles en la cara que mienten, se limita a vomitar saliva, porque no puede demostrar que los señalamientos son falsos.


Ahora dice que el PRI y Morena son lo mismo, pero a los ciudadanos los tienen sin cuidado sus pataletas políticas, ellos quieren soluciones y no palabrería mediática exaltada por sus aplaudidores. Para muestra un botón: los habitantes de la colonia Agustín Acosta Lagunes ya no soportan la pestilencia de las aguas negras y demandan solución al problema, porque además éstas se van por las alcantarillas de la red pluvial de los alrededores del Núcleo Deportivo y causan contaminación. Pero como eso no le conviene políticamente a Fernando, los ignora.


A ese problema se suma otro relacionado con desechos. Desde hace más de una semana no pasan camiones de la Limpia Pública por algunas calles de las colonias como Dos Caminos, Las Caballerizas y La Laguna. En alrededores del Panteón Municipal están apiladas las bolsas de basura, muchas ya despezadas por los perros hambrientos y por pepenadores que sacan el material que pueden vender en centros de reciclaje. La consecuencia es un cochinero.


¿Le echará la culpa a los partidos opositores? ¿O quizá al líder del sindicato de Limpia, que milita en otro partido, ya no en el PRI, pero ahora en el PVEM?


Y aún hay más. En la laguna Malibrán todavía sigue tirado un árbol que cayó a consecuencia del paso del Frente Frío número 8. Como ese caso hay muchos en toda la ciudad, incluso en pleno centro, y aunque los reportan a lo que era Parques y Jardines y que ahora absorbió el área de Servicios Públicos Municipales, en el municipio se hacen guajes. Ya está pronosticado otro evento de “norte” y probablemente habrá más situaciones como ésa. A trabajar, que para eso les paga. Menos grilla y más chamba.


Otra de camioneros


A merced de conductores irresponsables se encuentra la ciudadanía veracruzana que utiliza el servicio del transporte urbano, pero lo peor del caso es que las autoridades correspondientes cierren los ojos ante la evidente deficiencia que existe en el servicio urbano tanto en las unidades como en los choferes.


Se ha vuelto algo cotidiano la poca conciencia y espíritu de servicio que tienen los operadores, a quienes se les olvida que están al frente de la unidad para transportar a personas, quienes al subir al camión prácticamente ponen sus vidas en sus manos.


Sin embargo muy pocos tienen esa conciencia y asumen esa responsabilidad, se les olvida que en sus manos está la vida y la integridad física de mujeres, bebés, niños, ancianos, jóvenes y adultos que pagan un boleto para recibir un servicio, que al menos en el municipio de Veracruz, ya ha dejado de ser digno y seguro.


Ojalá que el delegado de  Tránsito se ponga los pantalones y meta en cintura a todos los choferes que violan el Reglamento de Tránsito y arriesgan la vida de los pasajeros.


No es raro ver a los choferes que llevan la música de reggaetón a todo volumen, lo que les impide escuchar el timbre para que el pasaje baje, y peor aún cuando la unidad ni siquiera cuenta con timbre.


Tampoco sorprende que el conductor vaya hablando por teléfono o conduzca a toda velocidad, sin importarles los topes y baches que sobran en las calles, por lo que el pasaje tiene que ir agarrado con uñas y dientes.


Y menos asombro causa que a un camión se le salga una llanta, se quede sin frenos, sin techo o se le caiga la defensa o el escape o hasta una lámina mientras anda en servicio.


Tal parece que Tránsito solapa o le teme al también llamado “pulpo”. ¿Usted qué opina?

 Entradas anteriores
 Lo Más Visto
 Lo Último

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018