Por Silverio Quevedo
Columna: En la mira
Lo que le falta a Veracruz
2019-10-08 | 07:17:27

En poco más de un mes el mandatario Cuitláhuac García Jiménez rendirá su primer Informe de Gobierno en un año donde, a diferencia del plano nacional, ha tenido que batallar con los resabios del yunismo que desde la Fiscalía General del Estado obstruyó, según la actual administración, las acciones y el nuevo esquema durante nueve meses.


Y es que a diferencia del nivel federal donde, como dijo el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, “la oposición está moralmente derrotada”, para nadie pasó desapercibido que en Veracruz el exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares se encargó de ponerle todo tipo de “piedras” al gobierno morenista desde la FGE en donde estaba su abogado personal Jorge Winckler Ortiz y en algunos casos, con los diputados locales que se han resistido a aceptar que perdieron el futuro inmediato y muchas prebendas.


Se trató, pues de una herencia que hizo ver ineficaz a este gobierno en las materias de seguridad y de gobernabilidad, pues de acuerdo a lo dicho y a la confirmación del orden federal con las denuncias y órdenes de aprehensión liberadas, desde la Fiscalía no solo eran omisos en la procuración de justicia sino que iban más allá.


Sobre todo porque hay que recordar que Winckler Ortiz manejaba más de mil 500 millones de pesos de presupuesto, un monto que usaba para darle chamba a los panistas que quedaron huérfanos después perder la gubernatura de seis años. Nómina que no tardó mucho en hacerse pública una vez que se hizo el enroque y nuevos funcionarios asumieron el control de la misma.


Ha trascendido algo que puede ser más que fácil de entender, pero deshonesto y mezquino a la vez, -aunque dicen que en política todo se vale-  y era el hecho de que desde la dependencia se financiaban marchas, plantones y manifestaciones para hacer ver que el funcionario que se encarga de la política interna estaba reprobado en su trabajo.


Y como en política no hay casualidades ahora resulta que después de un mes de que el Congreso local determinó separar temporalmente de su encargo a Jorge Winckler la percepción ha ido mejorando entre los veracruzanos.


Una muestra es que la más reciente evaluación que realizó la empresa Consulta Mitofsky correspondiente al mes de septiembre del presente año, colocan al Estado de Veracruz en el lugar número 16 en percepción de seguridad.


Ojalá que este sentir no sea pasajero, y se atribuya verdaderamente a estos hechos y antecedentes lo que no dejaba avanzar al tren de la 4T. Pues parece que la entidad ha tenido un repunte desde aquel 2 de septiembre cuando la Diputación Permanente hizo su parte con el exfiscal y hoy se colocan en el lugar número 16 de 31 entidades.


Esto permitirá que las autoridades de primer nivel como en las distintas secretarías se avoquen a lo más importante para el estado, seguridad y gobernabilidad que van de la mano.


El tema está pues para que el secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos demuestre la realidad de su trabajo. Y que vaya empalmado con la imagen del gobernador Cuitláhuac García Jiménez, pero traducida en hechos.


Esto pues, es lo que necesita Veracruz ya una ocupación de tiempo completo, manos a la obra, como dicen por ahí, y acabar con los rezagos que en materia de salud y seguridad han azotado a los veracruzanos. Tema que frenaban de alguna forma los fantasmas del pasado.


De lo contrario, la misma encuesta puede ser el manifiesto de los resultados en los siguientes meses, o en su caso, la continuidad de una percepción positiva.

 Entradas anteriores
 Lo Más Visto
 Lo Último

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018