Por Raymundo Jiménez
Columna: Al pie de la letra
Polémica reestructuración
2019-07-30 | 07:23:44

La única discrepancia pública que hubo entre el exgobernador Miguel Ángel Yunes y el coordinador de la bancada del PAN durante la Legislatura local anterior, Sergio Hernández, fue la que se dio a mediados de junio de 2017, cuando el diputado xalapeño declaró que Yunes Linares preparaba un programa de créditos a corto plazo por un tope máximo de 10 mil millones de pesos para enfrentar la “emergencia financiera” del estado y cumplir con la nómina de maestros, doctores, empleados del sector salud y burócratas de los organismos autónomos.


Hernández argumentó entonces que la deuda pública de Veracruz era “muy grande”, pues aun con la restructuración de los pasivos del estado, ese año se habían destinado 6 mil 500 millones de pesos para pagar, en mayor parte, los intereses de la deuda.


“Hay una proyección ya. La situación financiera no va a mejorar en los próximos dos años, ni tampoco mejorará mucho en la próxima administración estatal, hay intereses de corto plazo que hay que afrontar. El o los créditos no tendrán que rebasar los 10 mil millones de pesos”, indicó el líder de la diputación panista, quien se quejó del abandono en que los había dejado la Federación, pues detalló que desde que entró en funciones la administración de Yunes, en diciembre de 2016, le dejaron un impago de más de 13 mil millones de pesos con proveedores y más deudas con la Universidad Veracruzana, entre otros.


Sin embargo, entrevistado al respecto, Yunes descartó que fuera a solicitar la contratación de un nuevo crédito para solventar las obligaciones del gobierno estatal. “No es verdad que vayamos a contratar deuda, ni un centavo. Es falso. El sábado tuvimos una reunión con diputados y diputadas y ahí informamos del proceso de reestructuración de deuda y el primer dato es que no estamos contratando un centavo de deuda”, puntualizó el mandatario  del PAN, quien no obstante reconoció que su gobierno estaba pagando mensualmente un crédito solicitado para pagar sueldos y aguinaldos al inicio de su gestión.


“El crédito no es deuda, es un crédito de corto plazo que estamos pagando mes a mes y que terminaremos en noviembre de este año. Mi gobierno no heredará más deuda a los veracruzanos, por el contrario, lo que se hace es reestructurar la deuda para bajar la tasa de interés y ampliar los plazos de pagos”, explicó entonces Yunes, quien manifestó que de acuerdo con los plazos trazados, posiblemente en agosto firmaría el acuerdo de reestructuración con Banobras, el principal acreedor del gobierno de Veracruz, y que en septiembre lo harían con el resto de las entidades financieras.


Entre el exgobernador Fidel Herrera y su secretario de Finanzas y Planeación, Salvador Sánchez Estrada, también hubo discrepancias sobre si la bursatilización debía documentarse o no como deuda pública.


Por eso nadie debería sorprenderse ahora que algunos diputados locales de Morena se resistan a la reestructuración de la deuda pública estatal.

 Entradas anteriores
 Lo Más Visto
 Lo Último

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018