Por Silverio Quevedo
Columna: En la mira
Y después de Romero Deschamps, ¿quién?
2019-07-30 | 07:19:43

Si con las denuncias interpuestas por la Secretaría de Hacienda en contra del Carlos Romero Deschamps, algunos otros personajes de la vida sindical no han puesto sus barbas a remojar, es hora de que lo vayan pensando.


Otro dirigente, cacique de la vida obrera, podría estar en la lista de la Unidad de Inteligencia Financiera dependiente de la Secretaría de Hacienda, y es que de acuerdo a la cartografía que esta dependencia tendría contra el líder petrolero, el veracruzano Víctor Flores Morales podría seguir los mismos pasos.


Imaginemos que si a Romero Dechamps, que hoy enfrenta denuncias por los delitos de enriquecimiento ilícito y lavado de dinero (recursos de procedencia ilícita) le hicieron una cartografía de la corrupción, qué no pueden hacer también con el representante de los ferrocarrileros del país.


Contra Deschamps desde mayo se tenía listo el mapa con todos los reportes de “depósitos, operaciones con cheques y transferencias a través del Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI) realizadas entre los familiares de Romero, sin que se justifique el origen y destino del dinero”.


Según reciente información vertida en un medio nacional, esta presentación se hizo en el Sistema Nacional Anticorrupción, donde este otro dirigente que se ha expuesto más que en extremo, también pudiera tener su guardadito.


Y es que a Romero Deschamps entre otras cosas le hicieron un recuento de los últimos años donde resalta la venta de un lujoso y millonario inmueble por parte de su sobrino, pagos de su hija por el mantenimiento de yates y un sinnúmero de viajes al extranjero.


Entonces, no está lejos el que dentro de la explicada tipología en el delito de recursos de procedencia ilícita se le pueda incluir al famoso dirigente, conocido incluso como El Rey Midas, y tantos sobrenombres más que tienen que ver con su ostentosidad.


Esta enorme maqueta, sin duda, estaría integrada con los tentáculos de negocios e inversiones en los que aparentemente el llamado Rey Midas ha canalizado su dinero , bueno el de miles y miles de trabajadores ferrocarrileros, muchos de ellos que murieron con la esperanza de que les hiciera justicia la Revolución y ya no llegaron a ver la tan promulgada Cuarta Transformación.


Otros más también terminaron con sus jubilaciones empeñadas o en espera de un crédito, los miles de millones de pesos de los jubilados jineteados y a ellos los dejaron sin recibir ni un crédito o las utilidades de eso dinero.


¿Dónde lo podría ubicar la Unidad de Inteligencia Financiera?


Seguro que en casinos, en el lucrativo y jugoso negocio del box, porque de deporte no tiene nada, y donde el generoso dirigente, patrocina desde el Gusano rojas hasta la “Barbie” Juárez.


O en la extensa red de fisiculturistas que también financia el dirigente ferrocarrilero. Y con los que se tejen una relación de historias truculentas.


Las cuotas de los trabajadores de este gremio se han evaporado en anabólicos y esteroides para los cientos de practicantes de este deporte favoritos del Rey Midas.


O también en el mundo del futbol, donde las versiones indican que participa con el Club de los Tiburones Rojos en las inversiones de nuevos jugadores. Qué mejor forma de sanear el dinero si no es con la compra venta de futbolistas. El mismo Fidel Kuri lo ha revelado al amenazar con hablar de todos los negocios oscuros del futbol.


En eso parece estar sumado el líder primero de la sección28, hoy de todo el gremio ferrocarrilero.


Se ha hablado de distanciamientos por diferencias en el pago de tal o cual refuerzo para los Tiburones.


Y si un poco más allá dejando de lado la industria mobiliaria. La UIF Puede rascar en grupos motorizados a merced del Patriarca de los ferrocarriles.


Por años ha manejado el sindicato como una empresa particular, y por ello, apenas hace unos meses, ya con el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador sufrió el primer revés a su manejo financiero.


En mayo se dio a conocer que “a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), puso freno al líder nacional de esta agrupación sindical, Víctor Flores, quien, aseguró, durante años se ha quedado con millones de pesos de cuotas de los trabajadores ferrocarrileros afiliados”.


Y entonces bravuconamente el dirigente respondió que se le investigara “desde la A hasta la Z, que me digan que me robo, jamás he tomado un peso”.


Pero el mensaje a López Obrador está dado.

 Entradas anteriores
 Lo Más Visto
 Lo Último

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018