Por Silverio Quevedo
Columna: En la mira
Los 4 acuerdos de Eric Cisneros
2019-07-11 | 07:42:33

No tiene derecho a fallar. Y como las grandes figuras de un equipo de futbol que tiene en sus pies la oportunidad del triunfo o el campeonato, sería pues la revancha o como coloquialmente se dice por ahí “a sacarse la espina”.


En esa posición está el secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos, luego del ridículo que hizo Morena y su ejército con la lealtad a medias, con el sello del Peje y la camiseta a medio ceñir, porque a la hora de la verdad, y de buscar retirarle el fuero o deponer al Fiscal General, Jorge Winckler Ortiz, eso demostraron.


Incluso, a algunos la traición no ha sido perdonada y ya anda más que dislocado en su posición como legislador, es el caso del diputado local de Morena-PT por Misantla, Eric Aguilar.


De toda la intención de quitarlo del cargo, hace más de 4 meses, sólo en eso quedó, en una mera intención por derrocar al encargado de la Justicia, y en una obsesionada campaña mediática del secretario de Gobierno. Hoy quiere empezar a tejer de uno en uno, o al menos así parece.


Y es que el secretario de Gobierno es el responsable de la política interna en un estado. Es el que debe cabildear y mantener la estabilidad política y la tranquilidad con los otros poderes, como es el Congreso Local y por ello, la necesidad de estar en comunión con la Fiscalía. En el caso del Tribunal Superior de Justicia, ni qué decir, tal parece que ya fumaron la pipa de la paz o algo más.


Y así, a cada legislador de los suyos y de los partidos de enfrente, claro, no los del PAN, los está cabildeando para que esta vez el tiro no le falle, para que sea de precisión, algo que no está acostumbrado a ejecutar. Lo escucha y, cuentan sus analistas de cabecera, que hasta lo repite, pero no lo pone en práctica, y es eso en lo que hoy busca ser acertado, el “tiro de precisión”.


Esta vez no hay mañana, no hay de otra. Tiene cuatro acuerdos en la charola, quiere llevársela completa y por ello, es lo que expone a cada uno de los legisladores con los que ha empezado a pactar. Tiene que lograr carro completo en los cuatro acuerdos y no tiene opción. Y no son precisamente de los que habla Miguel Ruiz en su libro sobre la sabiduría tolteca.


Los 4 grandes acuerdos que busca Eric Cisneros son:


Los magistrados, que ya consensados, serán a modo del presidente del Tribunal Superior de Justicia. Y por tanto ha empezado a mover a los colegios y asociaciones de abogados para que presionen a la Mesa Directiva del Congreso y se emita la convocatoria para elegir a los jurisconsultos. Esto ha empezado a correr y en el Congreso se debe pues, proceder a aprobarlos.


El segundo punto, se afirma, es respaldar la propuesta para la continuidad del titular del Orfis. Algo que parece difícil de creer cuando se ha vociferado que no es bien visto o que acaso, le temen, al Auditor, por su implacable labor de fiscalización. No obstante, parece que es una de las peticiones y del cabildeo al interior del Legislativo.


El tercer tema, y por enésima ocasión, es sin duda de nueva cuenta, el intento por retirarle el fuero o hacer que deponga su cargo, el Fiscal General, Jorge Winckler. Al menos ya está más desgastado que en un principio.


El cuarto, por su importancia, y el primero que ya se ha sacado a flote, es el asunto de Mixtla de Altamirano. Desaparecer los poderes y conformar un Concejo de Gobierno.


Una de ellas a las que ya jaló a cuentas fue a la lideresa del Cobaev, la diputada local del PRI, que había llegado calladita, en silencio a la legislatura, pero que ha tenido que salir a palestra al ser exhibida y presuntamente denunciada por millonario desfalco a través de plazas fantasmas en su gremio y en el propio sistema educativo.


Erika Ayala fue señalada por mantener para su beneficio a por lo menos 168 aviadores inicialmente con un daño patrimonial de 84 millones de pesos al año y hasta su hijo salió a relucir con un sueldazo de casi 40 mil pesos a sus 19 años.


Ella dijo que se sometía a lo que resultara de la investigación, pero tal parece que esta no ha salido y si hay acuerdo al máximo nivel estatal, entonces lo más probable es que ese resultado ya no se conozca.


El robo de Ayala fue indiscriminado, pero todo parece que puede perdonarse si se alinea, si acepta ir por los cuatro acuerdos a favor, y entonces, su expediente pasará al archivo, luego de que actuó la maquinaria del Estado, una práctica que por siempre se ha realizado en los gobiernos en turno, pero que tal parece que a Cisneros se le dificultaba usarla o simplemente desconocía lo que tenía en sus manos.


Pero si el cabildeo sigue así, entonces en el Congreso Local se verán los resultados con esos cuatro grandes temas, próximos a debatir y a sacar a flote. Bueno, uno ya salió. Y fue la virtual desaparición de poderes en Mixtla de Altamirano.


La gran oportunidad de Cisneros la tiene, y como dice el “Perro” Bermúdez en sus crónicas futboleras, ojalá que no se escuche decir de nueva cuenta, la tenía, la tenía, era suya y la dejó ir. Veremos.


MUY EN CORTO


SIGUE LA MATA DANDO. Este miércoles causó revuelo de nueva cuenta la falta de seriedad en el ámbito judicial y lo que ocasiona una serie de choques con otras instituciones como la Comisión Estatal de Derechos Humanos.


Y es que se generalizaron los comentarios criticando que el Fiscal, Jorge Winckler justificara la tortura por parte de la Fiscalía al compararla con cumbias de los 400 Pueblos.


Se desató la polémica  cuando el fiscal general del Estado, Jorge Winckler Ortiz, hizo un llamado —de manera irónica— a la Comisión Estatal de los Derechos Humanos a documentar las protestas que integrantes de los 400 Pueblos realizan afuera de las instalaciones de ese organismo.


Y es que para eludir las preguntas de los reporteros sobre las manifestaciones públicas en su contra, el fiscal aludió a la ombudsman veracruzana, Namiko Matzumoto Benítez.


 

 Entradas anteriores
 Lo Más Visto
 Lo Último

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018