Por Ana Isabel Cruz Hernandez
Columna: A la One, Two, Three…
Don José Robles Martínez, Premio Nacional de Periodismo
2019-05-30 | 20:52:49

One.- Por cuarta ocasión el maestro José Pablo Robles Martínez recibirá el Premio Nacional de Periodismo; en 1975, 1976, 1987 el presidente Miguel de la Madrid Hurtado le entregó este reconocimiento y ahora en el 2019 quien pondrá en sus manos este merecido premio será el presidente Andrés Manuel López Obrador.



José Robles Martínez, a pesar de estar siempre bateando en las grandes ligas, nunca ha perdido el piso, ni la sencillez de su persona, su célebre frase “Los políticos son de paso y nosotros seguimos aquí”, es sin duda el mejor tranquilizante en esta época de políticos y funcionarios de la cuarta trasformación que no aterrizan y que siguen llenos de soberbia, pensando que llegaron a inventar el hilo negro.


Para está servidora no graduada en ninguna prestigiada universidad, solo salida de una academia de taquimecanografía en mi pueblo La Mixtequilla, es muy difícil escribirle a alguien que admiras, respetas y que de paso quieres tanto; pero pues siempre me he caracterizado por ser irreverente y dar mis pasos en muchas ocasiones sin zapatos; solo con mi atrevimiento, ganas de superación para salir adelante, acuñando mi lema ‘Donde me pongan bailo’.


Amo este fascinante mundo de las letras, aquí me hice y me he forjado, hoy desde la One, Two, Three, estoy escribiendo, gracias a que ‘Maquiavelo’ tuvo a bien mencionar mi nombre como referencia en su prestigiosa columna, su pluma me graduó y me hizo reportera; a partir de ese instante dejó de importarme y ofenderme las críticas y el desdeño de las ‘Vacas sagradas del periodismo’; cual sufrir para mí, si el cuatro veces ‘Premio Nacional de Periodismo’ de un plumazo me subió de nivel y categoría.


Conocí a Don José Pablo en la época que añoramos muchos de los que aún vivimos en el puerto, cuando comer en restaurante como el Picolino, Rancho Viejo, la Muralla China, Los Piquitos con su enramada, era un soberano placer, así como caminar en la calle, saludar a la gente sentada afuera de sus casas en sus mecedoras, tomando el fresco de la tarde; el boom petrolero a todo lo que daba; el glamour y las lentejuelas de las damas de sociedad, brillaban, como lo describía en las notas socialeras el finado Humberto Valdés; qué tiempos aquellos, parece que fue ayer; pero no, ya pasaron 40 años y quienes seguimos aquí hemos visto paulatinamente el éxito del capitán del barco del Diario del Istmo y la trasformación al Corporativo Imagen del Golfo.


Hace unos meses atrás, antes que entrara en función el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador, fui al consulado de México en Atlanta, porque hablando con varios paisanos mencionaron que el trato en esas oficinas era bastante malo, claro que según yo me camuflajé para averiguar el asunto.


Llegando pedí hablar con el cónsul y me dijeron que no estaba, después de alborotar el avispero, bajó el segundo de abordo Rafael Bernal Cuevas y Luis González Delgado, cónsul de política económica social, les di mi nombre sin mostrar el músculo, después de platicar y sacarles la sopa, se me quedó mirando y me dijo:


¿Quién eres, no vienes a hacer ningún trámite? Me imagino que por el cambio de gobierno que se avecinaba estaban escamados, inmediatamente llegaron dos personas más, mientras mi hermana que me acompañaba estaba afuera en una salita tronándose los dedos; ‘la camorra’ dijeran en Alvarado, estaba hecha y yo dentro del lío. Llegó el momento que no me quedó otro remedio que identificarme y decir el medio en que trabajaba en México, por supuesto mencioné el motivo real de mi visita al consulado, antes de eso por mi mente pasó que vendría la policía, me quitarían la visa, pasaporte, en pocas palabras que me había ‘cargado el payaso’.


Al decir ‘Diario del Istmo’ en Coatzacoalcos, el ‘aire’ de la Rosa de Guadalupe llego a mí, el director de comunicación sonrió.


‘’¡Ah!, del Maestro José Robles Martínez, haberlo dicho antes, lo conozco y lo admiro, él ha sido Premio Nacional de Periodismo, Director del Sol de México, corresponsal de guerra, estuvo en un periódico aquí en los Estados Unidos, ha escrito libros, ¿está en Coatzacoalcos o en Veracruz? Lo conozco, es un icono del periodismo en México”; inmediatamente cruzó la mirada con el segundo del cónsul; mientras que a mí el nivel de adrenalina me bajaba, ‘mi ojo’ quedó cuadrado al escuchar en el extranjero la remembranza de la trayectoria del jefe, y me repetía en mi cabeza ‘lo conocen, ¡guao!, que emoción’.


Acto seguido me hicieron un tour por las oficinas; mi hermana salió admirada de todos los servicios que brindan en el consulado de Atlanta y que la mayoría de los migrantes mexicanos ni siquiera conocen; mi hermanita que es muy licenciada, les comentó que deberían de tener más difusión, entre otras cosas; ella emociona y asombrada, me decía “conocen a tu jefe, acá en el gabacho que padre” mientras yo como pavo real.


Quiero desde estas humildes líneas felicitar a Don José Pablo Robles Martínez, por su merecido ‘Premio Nacional de Periodismo’, quienes lo queremos, nos sentimos muy orgullosos de todos sus éxitos y trayectoria; la vida devuelve lo que se siembra con amor, Dios no se equivoca.


alaonetwothree10@gmail.com

 Entradas anteriores
 Lo Más Visto
 Lo Último

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018