Por Silverio Quevedo
Columna: En la mira
SalsaFest, el milagrito de todos
2019-05-29 | 07:55:27

Fue hace 8 años cuando se inició por primera vez el famoso Festival Internacional de la Salsa en el sexenio de Javer Duarte y como alcalde, el priista Salvador Manzur, y que ahora con el gobierno en manos de Morena con Cuitláhuac García Jiménez, se ha retomado, con un gobierno municipal panista en Boca del Río, el de Humberto Morelli.


Entonces los priistas se volvieron locos, le dieron a la gente lo que necesitaba, un poco, o mucho de diversión. Y con el elenco de esa primera edición en el 2011, y que perduró por tres años continuos, muy similar al nivel que ahora presentó el gobierno morenista, se garantizó su permanencia. Y como dicen dale circo al pueblo, se cumplió.


La cartelera en sí, fue la garantía para que dicho festival fuera un éxito, idea que surgió ante la inquietud, podría decirse, hasta reclamo de los empresarios, principalmente del ramo hotelero y restaurantero, para que Boca del Río tuviera un magno acontecimiento ligado al turismo.


Veracruz ya tenía su carnaval. Hubo quienes propusieron entonces una fiesta similar en el municipio boqueño, obviamente, que no daría para dos festividades de la misma naturaleza.


Pero los prestadores de servicios turísticos hicieron una conjetura, que ya se tenía periodos de alta afluencia como Semana Santa, por las playas, el Carnaval y entonces, faltaba algo en el intermedio entre Semana Santa y las vacaciones de verano, que sería el mes de mayo.


Fue así como se decidió en este mes por determinar que se celebrara dicho concierto masivo con multitudes atraídas por la presencia y actuación de personajes de uno de los géneros musicales más escuchados en el mundo para todas las edades. Se dieron cita por ejemplo: Jerry Rivera, Oscar D’León, Orquesta Los Adolescentes, Olga Tañón, Willy Chirino, Eddie Santiago, Luis Enrique, Rey Ruiz, Tito Nieves, Willie Colón, Gilberto Santa Rosa, Grupo Niche, Tito Puente Jr. y Victor Manuel.


Todo fue alegría y era la esperada fiesta salsera a la que concurrieron incluso gente radicada en México, de Colombia Venezuela, Puerto Rico, y Miami en Estados Unidos, se dio el famoso hermanamiento.


Pero una vez más la rivalidad política decidió apagar la fiesta. Y ya en el gobierno del panista, Miguel Angel Yunes Márquez, sucesor de Manzur en la alcaldía boqueña, se suspendió su celebración.


Cuatro años de sequía para los salseros. Cuatro años sin la festividad que había proyectado a  Boca del Río hacia el exterior, de por sí, identificado como si fuera parte de Veracruz puerto. Algunas veces gobiernos locales pedían incluso a los periodistas y molestaba que medios nacionales fecharan sus informaciones generadas durante eventos en el World Trade Center por ejemplo, como si se suscitaran en Veracruz y no en tierra boqueña.


En fin, así fue el transcurso del festival que el pasado fin de semana volvió a traer, con Morena y el régimen de Cuitláhuac una presencia exitosa de artistas de talla internacional en el búnker del panismo veracruzano. En el bastión de los Yunes y su embajador, Humberto Morelli, que no perdieron la oportunidad de politizarlo con la presencia del fallido ex candidato a gobernador por ese partido, Miguel Angel Yunes Márquez, con quien precisamente desapareció ese certamen y ahora buscó los reflectores parándose durante el evento salsero.


LA CLAVE


Se sabe que para ese evento del 2011 al 2013 de 20 millones de pesos se redujo a 15 millones de inversión pública por 5 de los patrocinadores, luego en el tercer festival ya eran 7 millones los que se aportaron por los concesionarios y el resto por parte del gobierno estatal.


Esta ocasión el primer festival del gobierno de Cuitláhuac García  no se explotó la figura de los patrocinadores. El gran error por parte de los organizadores pues de lo contrario el Estado hubiera puesto menos de los recursos públicos, pero en el primero se fueron 20 millones limpios.


MUY EN CORTO


EL PANISMO DE SARA LADRÓN. El exregidor boqueño, Ricardo Cuevas Segura, se convirtió en constructor de la noche a la mañana sorprendiendo a empresarios del ramo de antaño.


En el concurso que se hizo para construir el aula magna en ingeniería y un edificio de tres niveles, el economista (no ingeniero), se llevará 40 millones de pesos.


Narran los constructores, que el panista se ufanaba diciendo que no tenía caso que  concursaran si la obra de ingeniería se la darían a su compañía constructora “Comercializadora y Montajes del Sureste S.A de C.V “.


Así de grandes son los compromisos de la rectora, Sara Ladrón de Guevara con la pasada administración estatal para favorecer a alguien sin el perfil ni experiencia en el ramo de la construcción.


Y una prueba de que prevalecen los fuertes nexos  es que en la Universidad Veracruzana está en un cargo clave la extitular de  Infraestructura y Obra Pública de la pasada administración, Yolanda Baizabal.

 Entradas anteriores
 Lo Más Visto
 Lo Último

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018