Por Cecilio García Cruz
Columna: Jesús te ampare
Winckler… ¡Con un pie en la calle!
2018-12-20 | 08:15:56

En Veracruz, la resistencia al cambio es activa.


Tiene como cabeza visible al fiscal Jorge Winckler, quien se ha convertido en el ariete para golpear al gobernador.


El incondicional y consentido del bienio azul que concluyó, tiene línea para aguantar vara hasta donde le sea posible.


Se aferra al poder porque sabe que la Fiscalía es la institución ideal para frenar investigaciones y contraatacar con la inseguridad galopante que ellos mismos propiciaron.


Pero más temprano que tarde, tropezará y solicitará su remoción.


No obtuvo el amparo que promovió para permanecer en el cargo otros siete años, porque no supo integrar el procedimiento.


Traga sapos sin hacer gestos. Esa es su tarea.


Debe entender que en política 5 más 5 no son 10; el resultado depende de la circunstancia.


El abogadito de la familia Yunes del estero, tiene en el Congreso Local varias denuncias de juicio político, pero solo dos son procedentes.


El propio secretario de Gobierno, sí, el oriundo de Otatitlán, Erick Cisneros, lo externó a todo pulmón “me canso ganso que renuncia”.


El todavía Fiscal tiene los días contados y pasará la Nochebuena, la Navidad y el Fin de año, con tragos amargos.


Esto ya lo contempló Cuitláhuac García a quien no le tiembla la mano para proceder conforme a derecho sin importar amistades, compañeros de lucha o familiares, como lo puntualizó el presidente López Obrador.


El mandatario veracruzano ordena las dependencias y simultáneamente enfrenta las embestidas de la oposición representada por el PAN, con Yunes Linares a la cabeza y por un grupito de columnistas beneficiados por la pasada administración.


La mejor defensa del gobernador García Jiménez es resolver la problemática que asfixia a los veracruzanos.


Su relación con el altiplano es excelsa y ello coadyuvará a mitigar las penas de la burocracia, el magisterio y otros sectores de la sociedad.


Para empezar, se pagaron en tiempo y forma sueldos y aguinaldos a  trabajadores del gobierno. La calma volvió a los hogares de los burócratas. Brotó un respiro a la sobrevivencia.


Se hizo el anuncio que el sistema de salud de Veracruz, será tarea del Gobierno federal, para que a la brevedad se empiece a dar asistencia social a los más necesitados en todo el sureste del país.


Se informó que la administración de Cuitláhuac García, pactó con la Armada de México para que la policía naval siga en la entidad.


Se desplegarán dos mil elementos de la Guardia Nacional y a la brevedad se informará a detalle la forma en que operarán en las regiones de la entidad.


Se denunció que el tan llevado y traído sistema de cámaras de video vigilancia es fraudulenta porque sólo funcionan el 40% de ellas. Ya se hicieron las denuncias correspondientes.


Claro que siguen los problemas.


Sobre todo en materia de inseguridad, pues es un tema que no se resuelve de un día para otro. La zona sur de Coatzacoalcos se ha convertido en el principal escenario donde la delincuencia organizada se ha estacionado en forma permanente.


Ni quien los pare.


El flamante gobierno morenista tendrá su verdadera prueba de fuego los primeros meses del 2019, en la cuesta de enero, febrero, marzo, abril…


Pero, lo más preocupante, la herencia perversa que dejó la pasada administración, se disipa y se investiga por si hay delito que perseguir.


 


No hay mal que dure cien años.


Muerte al liberalismo


Sobre advertencia no hay engaño.


El presidente Andrés Manuel López Obrador lo expresó claro y fuerte: se inició un cambio de régimen, no de gobierno.


Para empezar, se borrará todo vestigio del neoliberalismo.


La tesis del mandatario es que esa política económica no solo fracasó, sino que, además, es responsablede la más inmunda--- esa palabra utilizó---, corrupción pública y privada.


“La política económica neoliberal ha sido un desastre, una calamidad para la vida del país.”


López Obrador aseguró que la corrupción se convirtió en la principal función del poder político, por eso es apremianteerradicar esa enfermedad crónica.


La nueva administración federal anuncia así la muerte del neoliberalismo.


Sin embargo, no aclaró el tipo de política económica que aplicará en su sexenio.


Pero eso sí, “será en beneficio de los más necesitados”. Primero los pobres. Tienen prioridad.


Los que ganan más, tendrán que apretarse el cinturón, y los que han padecido salarios de miedo, serán recompensados.


Esa es la tónica del nuevo gobierno.


Son los primeros pasos de AMLO para ejercer el poder presidencial. Está entregado día y noche en transformar al país.


Pero, así como recibe aplausos del pueblo que votó por él, innumerables voces le piden reconsideración en diversas decisiones.


Esperemos.

 Entradas anteriores
 Lo Más Visto
 Lo Último

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018