Por Cecilio García Cruz
Columna: Jesús te ampare
¡Gobierno de la esperanza!
2018-11-29 | 07:58:58

No hay mal que dure dos años ni pueblo que los aguante…


Culmina el experimento, fallido por suerte, de crear un Maximato, para dar paso a una nueva administración que renueva la esperanza de los veracruzanos.


Sin lazos con las fuerzas políticas tradicionales, con todo el apoyo abrumador de los votos en las urnas, Cuitláhuac García Jiménez, asumirá el primer minuto del 1 de diciembre la gubernatura.


El fenómeno que enarboló Andrés Manuel López Obrador con su MORENA, hizo triunfar al ingeniero, egresado de la Universidad Veracruzana e investigador de la misma institución.


Con la amarga experiencia de no haber alcanzado la gubernatura en su primer intento, Cuitláhuac no se amilanó y en la segunda oportunidad salió victorioso.


En el intervalo, ganó la diputación federal que lo sentó en una curul en San Lázaro donde adquirió experiencia y se codeó con compañeros de su partido a nivel nacional.


El aún gobernador electo ha señalado que una de sus primeras acciones será declarar la “crisis humanitaria” en Veracruz. Una crisis que raya en la desfachatez por la irresponsabilidad de políticos corruptos.


La galopante inseguridad, el desempleo, la falta de obra pública y, sobre todo, el desgarriate financiero, obligan a esta declaratoria lógica y urgente para enfrentar el gravísimo problema que padece la sociedad veracruzana.


García Jiménez ha esbozado que requiere 30 mil millones de pesos para sortearla, y ha sostenido que recibirá el respaldo del gobierno de López Obrador para enfrentar el tremendo problema.


Una muestra de ello es que la primera gira de trabajo en su calidad de Presidente de la República será en Xalapa este domingo 2 de diciembre. Estará en el Parque Lerdo.


Una deferencia muy especial y un espaldarazo político sin precedentes para Cuitláhuac García, quien tendrá que convencer al Ejecutivo federal para que autorice los recursos financieros que se requieren y poder sortear así los primeros obstáculos.


Las bóvedas de Sefiplan están vacías y las deudas del gobierno a empresarios son enormes y no se han cubierto.


Miguel Ángel Yunes ha sostenido que no dejará dinero para pagar aguinaldos, por ello la urgencia de solicitarlo y saldar este derecho de los burócratas.


García Jiménez habrá de iniciar la administración con pies de plomo, ajustar tuercas dentro del propio partido para que todos jalen en el mismo sentido.


El gobernador morenista tendrá que hacer una reingeniería en la administración pública, no sólo para reducir sueldos, sino también para adelgazar la “dorada burocracia”.


De la misma manera debe compactar el aparato gubernamental, erradicar la “Real Fuerza Aérea Azul” y a quienes se enquistaron sin merecimientos en el Gobierno Estatal.


García Jiménez tiene un gran reto: actuar por tres vías en forma simultánea: social, política y administrativa.


El Congreso debe ser su aliado para coadyuvar en eliminar las rémoras que la actual administración incrustó para manipular la justicia.


Es decir, los que se van se cubrieron las espaldas y sólo el Congreso, con el apoyo del Poder Judicial, pueden remover esos obstáculos.


Estamos hablando del Fiscal General, el de Anticorrupción y todo el sistema que combate la putridez que afecta a la sociedad.


El pueblo de Veracruz, espera, ansioso, resultados de la forma más rápida posible; su principal e inmediato problema es la seguridad.


El tema no es fácil.


A este mini gobierno se le disparó la violencia, robos, asaltos, levantones, asesinatos y la delincuencia organizada en general.


Se afirma que el presidente López Obrador visitará Veracruz precisamente para puntualizar cuáles serán sus acciones sociales que emprenderá en la entidad.


Será un punto crucial, pues la pobreza que ha desatado la inactividad gubernamental, se acumula a la que por decenios hemos sufrido en la entidad.


Hay que detonar la economía, crear empleos, distribuir la ayuda social, pero, sobre todo, atender las carencias urgentes de la población más necesitada.


Son muchas acciones que se deben realizar en forma simultánea.


 


Cuitláhuac García representa la esperanza. Esperemos que así sea.


La decisión de incluir a 10 mujeres en el gabinete en cargos de gran responsabilidad, es un punto favorable para la nueva administración.


Pero no hay tiempo para la llamada curva de aprendizaje, pues los problemas no van a estallar en el futuro, ya colapsaron al Estado.


Así que Cuitláhuac debe responder a la confianza depositada en su persona el pasado 1 de julio.


Veracruz los apoyó, ahora la sociedad espera que sean recíprocos, que hagan lo propio.


MORENA y Cuitláhuac son…


¡¡¡El Gobierno de la esperanza!!!


Solo el tiempo y la historia los juzgará, para bien o para mal.

 Entradas anteriores
 Lo Más Visto
 Lo Último

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018