Por Cecilio García Cruz
Columna: Jesús te ampare
¡Tsunami otoñal!
2018-11-22 | 08:28:04

A la administración azul de Veracruz se le acerca, en pleno otoño, un tsunami político de enormes proporciones.


Es el ocaso de un mini gobierno que pasará a la historia, como el de Javier Duarte, plagado de yerros, arrogancia y un alto grado de desprecio.


Viene, ahora, la rendición de cuentas.


Si bien hay una entrega recepción dentro del marco legal, ésta carece de armonía.


Los que se van, canalizan a cuentagotas la información, pero los técnicos fiscales no descansarán hasta constatar que los números cuadren, estén en orden.


No es lo mismo un inicio triunfal, arrogante, que un final desastroso en lo político, económico y social.


Los azules le “pegaron” al meritito corazón de los veracruzanos a quienes se les disipó la tradicional y jocosa alegría.


La situación es crítica.


Viene el cambio.


Cuitláhuac García, iniciará su mandato el primer minuto del 1 de diciembre con una actitud austera, seria, tersa, pero de mano firme.


¡Que no se equivoquen los malquerientes!


No dejará títere con cabeza a quien haya incurrido en la corrupción, por lo que sostiene que “no hay que olvidar que este proceso no concluye el 1 de diciembre”.


Los problemas detectados son enormes y la información llega a cuentagotas.


Cercanos colaboradores al poder de MORENA, comentan que existen fundadas sospechas de corrupción en varias dependencias gubernamentales.


En la SEV, “se revisarán los nombramientos fuera de la Ley como las plazas que se otorgaron sin haber acreditado el examen. No solo se darán de baja, sino que se actuará en contra de funcionarios que violaron los procedimientos”, sostiene el Góber electo.


Por ello, los arrogantes azules andan con “la cola entre las patas”. Están incómodos. Hay caras largas. Gran preocupación.


La protesta formal de Cuitláhuac será en el Congreso del Estado el 1 de diciembre.


De ahí se trasladará a Plaza Lerdo donde presentará a su gabinete y dirigirá su primer mensaje como gobernador constitucional.


Cuitláhuac, en su primera acción de gobierno, hará la declaratoria de “crisis humanitaria” en la entidad, producto de la inseguridad, las violaciones a los derechos humanos y el despilfarro financiero.


Simultáneamente trazará la ruta de acción para sacar a Veracruz de la peor situación de inseguridad y financiera de que se tenga memoria.


Ya investido de tan honrosa responsabilidad, cruzará la calle de Enríquez para llegar al Palacio de Gobierno donde, desde el balcón principal, saludará a su pueblo y a invitados especiales.


Posteriormente, encabezará un festival artístico en el Paseo de los Lagos donde convivirá con los ciudadanos que asistan al evento.


Y, finalmente, en la madrugada de ese primero de diciembre, los miembros del gabinete tomarán posesión de sus oficinas.


Después, en las primeras horas del sábado viajará por carretera a CDMX para estar presente en la toma de posesión del presidente López Obrador.


Al concluir este importante evento, regresará a la brevedad posible, porque el domingo 2 de diciembre recibirá en Xalapa al jefe del Ejecutivo quien llegará a las 17:00 horas. Ha seleccionado a Veracruz para realizar su primera gira de trabajo.


 


En Plaza Lerdo, el presidente dará a conocer los pormenores de los programas sociales que se implementarán en el estado.


Pero, además, y esto tal vez sea lo más importante, el presidente de México respaldará la declaratoria de “crisis humanitaria” que propondrá García Jiménez.


Con ello, dará tremendo espaldarazo al mandatario veracruzano, quien es de los pocos afortunados por estar en el ánimo presidencial.


Así arrancará su trabajo Cuitláhuac.


Una de sus primeras acciones será definir el presupuesto 2019 que contendrá, sin duda, los ajustes por la austeridad republicana.


El Góber electo ha expresado que su administración reducirá personal de confianza, lo que representará un ahorro en correspondencia con la Ley de Austeridad y respecto a los aviadores “si existen se les darán de baja”.


En forma coordinada con las fuerzas federales elaborará un plan de contención en los primeros 30 días del gobierno y analiza la posibilidad para que la Policía Naval se quede en las calles.


Después, se dará paso “de manera ordenada, al plan integral de seguridad que hemos estado anunciando”, ha expresado el mandatario electo.


Los veracruzanos quieren borrar de su rostro el hartazgo y la corrupción de que fueron víctimas durante los últimos gobiernos.


No más inseguridad. No más violencia. No más atracos.


No más.

 Entradas anteriores
 Lo Más Visto
 Lo Último

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018