Por Raymundo Jiménez
Columna: Al pie de la letra
Mancha, desesperado
2018-11-06 | 08:08:00

A escasos seis días de la elección del nuevo presidente del Comité Directivo Estatal del PAN, el dirigente con licencia José de Jesús Mancha Alarcón ha comenzado a dar malas señales de que las cosas no le están saliendo como él esperaba, pese a que contaría con el abierto apoyo de sus principales camaradas de Palacio de Gobierno, del excandidato a gobernador Miguel Ángel Yunes Márquez y de otros aliados como el diputado Sergio Hernández, el cual repite como coordinador de la bancada panista en la LXV Legislatura local entrante, y el senador Julen Rementería, quien como titular de la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas le otorgó jugosos contratos para sus empresas constructoras de reciente creación.


El último acto de su aparente desesperación es el supuesto reparto de despensas de la Sedesol a los miembros activos del partido blanquiazul para que el próximo domingo 11 voten por él. Sin embargo, este tipo de dádivas ha caído pésimo en el ánimo de la militancia tradicional del blanquiazul.


Mancha se siente en franca desventaja frente a Joaquín Rosendo Guzmán Avilés, quien aunque formó parte del gabinete como secretario de Desarrollo Agropecuario, no es el candidato favorito del grupo en el poder. Y prueba de ello es la campaña de desprestigio que han enderezado en su contra como extitular de la Sedarpa por el informe sesgado del Órgano de Fiscalización Superior sobre la Cuenta Pública 2017, en la que se le hacen algunas observaciones a la dependencia que hasta finales de septiembre pasado tuvo a su cargo el exdiputado y exalcalde de Tantoyuca, quien, pese a todo, parece encabezar las preferencias de la militancia panista veracruzana.


Y es que Guzmán Avilés se ha dado a la tarea de visitar personalmente a todos sus correligionarios. Hasta la semana anterior llevaba recorridos 150 de los 212 municipios del estado, aunque algunos solamente cuenten con 5 o 10 miembros activos. En la mayoría de estos encuentros ha recogido la queja permanente de los militantes que se sienten desatendidos por su dirigencia estatal y desalentados por sus decisiones cupulares.


Este miércoles 7 tiene planeado cerrar su campaña en su natal Tantoyuca, donde se concentran aproximadamente 4 mil de los más de 23 mil miembros activos del estado que al siguiente domingo con su voto digitalizado, del padrón partidista registrado ante el INE, elegirán al próximo presidente del CDE.


Ahí, Guzmán Avilés mostrará su fuerza real, evento que seguramente contrastará con el que Mancha Alarcón encabezó este domingo en Boca del Río, donde el exdirigente no logró reunir ni al diez por ciento de los 1,500 miembros activos registrados en ese bastión yunista.


Esa sería la principal diferencia: mientras “El Chapito”  busca el apoyo de las bases militantes, Pepe Mancha habría decidido apostarle a sus alianzas cupulares, incluyendo a su extesorero, Omar Miranda Romero, a quien dejó como presidente interino del CDE del PAN y promovió como diputado local plurinominal, razón por la que francamente el exregidor xalapeño no se está distinguiendo por su imparcialidad en este competido proceso interno de su partido.

 Entradas anteriores
 Lo Más Visto
 Lo Último

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018