Por Yuriria Sierra
Columna: Roba poquito, pero compra un ch…
Roba poquito, pero compra un ch…
2017-05-14 | 09:14:23
Lo reportó el portal NayaritMX con todo y fotos. Cinco tráileres, en los que se ve la imagen de Hilario Ramírez Villanueva, mejor conocido como Layín o como el “alcalde que robó poquito” y la frase “que nos vaya bien a todos”.
Al interior de los vehículos, habían televisores y demás aparatos electrónicos, cuyo destino fueron ciudadanos nayaritas. La intención, por supuesto, que recuerden el regalo el próximo 4 de junio, cuando vayan a la casilla de votación. De manera insólita, yo sigo sin creerlo, Layín, a pesar de sus antecedentes, es candidato independiente a la gubernatura.
Este personaje logró pasar los filtros, aunque hay denuncias de que las firmas con las que sustentó su candidatura son apócrifas, pues algunos ciudadanos que pensaban apoyar a otro candidato, de pronto se dieron cuenta de que ya estaban anotados en la lista de Ramírez Villanueva.
En diciembre pasado, se subió al tren de los XV de Rubí y le regaló un auto. Esto es acaso lo menos frívolo que podemos decir de él.
Tras la detención de Édgar Veytia, el narco fiscal de Nayarit, hoy en una prisión de San Diego, fue señalado de ser uno de los beneficiarios de las andanzas de Veytia con el crimen organizado. Layín es del mismo clan de Roberto Sandoval, el actual gobernador y también denunciado por enriquecimiento inexplicable.
La Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, encabezada por Santiago Nieto, ya investiga a Hilario Ramírez por el tema de las firmas y el de los electrodomésticos que da en su campaña. Mucho tiene que explicar el candidato que, siendo independiente, tendría que contar y cuidar los recursos con los que paga su promoción.
Aunque sabemos que para él, el derroche jamás ha sido un problema. En diciembre de 2016, se organizó tremenda fiesta de cumpleaños, asistieron unas 10 mil personas, hubo dos escenarios, uno para Maribel Guardia y otro para Julión Álvarez y cinco bandas más.
Se mataron 100 vacas para hacer birria, se hicieron tortillas con una tonelada de harina de maíz y se tomaron unas 12 mil cervezas. ¿Cuánto costo eso y quién lo pagó? Bueno, cuando se le cuestionó al respecto, Layín dijo que lo importante era pasar el cumleaños festejando con amigos, que no era un delito hacerlo.
Vaya usted a saber o intuir, qué amigos le ayudaron a pagar la fiesta que, además, fue considerada como acto anticipado de campaña, pues en ese entonces aún no se definía la contienda estatal.
En redes hay videos donde se le ve muy divertido bailando en el escenario, así como aquél que quedó para la posteridad y en donde se le pasa la mano con una mujer que sacó a bailar.
Si estos excesos nos parecen poco, Hilario Martínez nos dio la última de las evidencias que lo colocan como uno más, uno de tantos, de los impresentables de la política nacional. La noche del martes, también en Nayarit se realizó el primero y único debate de candidatos, Layín, por supuesto, por su falta de preparación le añadió un poco de “folclor”, por decirlo de alguna manera.
Estas fueron algunas de sus frases durante el encuentro: “Toñito –Antonio Echavarría, candidato de la alianza PAN-PRD– sólo sabe agarrar la reata porque es un charro, pero ¿qué sabe de empleo? los empleos son de las empresas de su padre (…) Toñito con su papá, toda la vida mamando.
Él de puesto en puesto, de chichi en chichi, este otro señor de teta en teta”, “apoyaré a todos los sectores como el campo, la ganadería, la pesca, madres solteras, jóvenes de la tercera edad”, “la policía, para empezar, debe ser policía de primer nivel, de calidad, con capacitación y sueldos. Se va a llamar Procuraduría, no va a ser Fiscalía, porque la gente ya le teme a todo eso...”, y remató diciendo, aprovechando la víspera del 10 de mayo: “Felicidades a las mamás adelantadas”.
Ése es Layín; entre su ignorancia, su falta de preparación, su insolencia... y sus finanzas mágicas que le alcanzan para tanto, aunque según él tiene (roba) tan poco… Así ya el nivel de nuestra sofisticación electoral: en el que la más mínima ética es ya ni siquiera una simulación. Ni siquiera eso.
 Entradas anteriores
 Lo Más Visto
 Lo Último

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018

Nosotros | Publicidad | Suscripciones | Contacto

 

 

Reservados todos los derechos 2018