Maquiavelo / Se dice
Una estrategia equivocada
2018-06-21
Un grave error de estrategia del gobernador Yunes Linares en la que arrastró a su hijo el candidato a la gubernatura fincar el plan de campaña en denunciar y encerrar a los funcionarios del gobierno de su antecesor Javier Duarte de Ochoa.
Es un tema muy viejo y sobado que a nadie le interesa, el enfocar el sentido de una campaña electoral en una venganza enfermiza donde no existe ni perdón ni olvido, no da votos. Lo que quieren los veracruzanos es vivir un presente y futuro muy diferente al que propone Yunes Linares como coordinador de la campaña de su vástago de revivir el pasado.
A quién le importa que lleve a cabo la captura del anterior fiscal Luis Ángel Bravo Contreras y la extradición de la señora Karime Macías de Duarte. ¿En qué los beneficia a un pueblo carente de empleos y donde cada día se suman más al ejército de pobres? Lo que importa es tener trabajo y dinero para comer y pagar la renta, escuelas, uniformes, medicamentos, la luz y pequeños gastos.
¿A quién se le ocurre que para conseguir votos es porque detuvieron a más duartistas? Tenían que estar enfermos de odios irreconciliables. El pueblo lo menos que quiere es convertirse en policía.
Eso que lo haga el gobernador que es su sueño y añeja vocación.
El tema de Duarte ya se agotó. Quiere el pueblo un cambio no la misma historia gastada del pasado.
Se olvidan del aquí y ahora.
Ni Cuitláhuac García, de Morena, tampoco José Yunes Zorrilla, del PRI, abordan alguna referencia del pasado, lo que se busca es lo nuevo y trascendente, todo aquello que puede transformar el futuro de los veracruzanos.
Debería trabajar la actual familia en el poder en el programa de televisión de la Ley y el Orden. Son capítulos nuevos y los delincuentes de la serie nunca son los mismos, hasta resulta aburrido de que los protagonistas son de un gobierno que hace tiempo ya no existe y que nadie quiere recordar.
El incierto futuro
para el PRI y el PAN
¿Qué pasará con el PRI y el PAN pasadas estas elecciones? El personaje que tendrá una larga noche de los cuchillos largos será Ricardo Anaya, lo más seguro es que se desatará una intensa lucha interna que incluirá a notables panistas como Rafael Moreno Valle y los seguidores de Felipe Calderón, quienes incluso han demandado penalmente al candidato presidencial.
Lo único cierto es que el PAN sufrirá un desgajamiento total y el éxodo de miles de militantes. Se les avecina la mayor crisis de su historia.
Para el PRI habrá un futuro incierto y una profunda reestructuración. La recomposición del partido tricolor es más complicada por la reducción de su peso político al perder la mayoría de las gubernaturas. El PRI tiene que confrontar los peores saldos con el gobierno de Peña Nieto. Todo depende de lo que haga López Obrador con las acusaciones de corrupción en contra de los funcionarios federales que han sido exhibidos.

DI Noticias Noche 20 de Mayo del 2015
Edición Impresa
Portada 2018-07-22 Suscripciones Ediciones Anteriores