Psic. Eliseo Guzm√°n Ch√°vez / Capsulas Empresariales
Pegasus: Manantial ilegal de secreta vigilancia
2017-07-10
“El Monte Helicón estaba muy complacido por la belleza de
las voces, por lo que empezó a crecer amenazando con llegar
al cielo‚ÄĚ: La leyenda de Pegaso (Mitolog√≠a Griega) Mitos y Leyendas. Cr.com

Mito: ‚ÄúUn relato falso con sentido oculto (. . .).‚ÄĚ En nuestro contexto pol√≠tico, la simbolog√≠a del espionaje vergonzoso a periodistas y ‚Äúactivistas anticorrupci√≥n, defensores de derechos humanos y pol√≠ticos‚ÄĚ (Mathieu Tourlier. Proceso. 2/7/17) qui√©nes con juicios √©ticos y calidad profesional, han venido denunciando por d√©cadas a un r√©gimen incapaz, con reformas y pol√≠ticas que solo han da√Īado a la poblaci√≥n, temerosos y encerrados en sus propios errores, los pol√≠ticos encargados de la seguridad del pa√≠s, han decidido pasar de la incapacidad y temor a ser descubiertos, a la secreta ofensiva, la oculta agresi√≥n oficial que ofende y lastima al violar los derechos individuales y personales, familiares y sociales de todos y cada uno de los individuos que conforman la sociedad mexicana. Gracias al New York Times, se sabe que alguien permiti√≥ o autoriz√≥ el uso de un sistema de espionaje cibern√©tico, conocido como Pegasus de manufactura israel√≠, en nuestro pa√≠s, dise√Īado para efectuar operaciones de espionaje cibern√©tico concretamente para periodistas y activistas sociales, miembros queridos y admirados por la ciudadan√≠a de un pa√≠s lastimado y saqueado por esta vergonzosa clase pol√≠tica que ha gobernado sin pudor alguno esta bella naci√≥n. Esta agresi√≥n a miembros de la prensa escrita y televisiva, y activistas sociales es una cruda realidad, est√° muy lejos de ser un mito. Pegasus, el gran hermano, fuente secreta de vigilancia, una realidad descrita por una met√°fora digital: Un caballo el√©ctrico, un malware (un software esp√≠a) al m√°s puro estilo del Caballo de Troya, un troyano pues, que invade, sin saberlo los periodistas, la intimidad personal a trav√©s de sus Smartphone, Tablet o su Laptop port√°til, interviniendo mediante infecci√≥n e invasi√≥n lo m√°s preciado del ser humano, depositada en una gran proporci√≥n en una herramienta √ļtil y necesaria porque forma parte de nuestra vida y trabajo. Con ese peque√Īo artefacto - nuestro celular o m√≥vil- el ser humano, ahora pr√°cticamente hace todo o casi todo, intercambiamos datos, estamos comunicados, informados, y todos nuestros archivos personales financiero y econ√≥micos est√°n de alg√ļn modo ah√≠. ¬Ņ‚ÄúEllos‚ÄĚ lo saben todo de nosotros? Porque de ‚Äúellos‚ÄĚ como personajes p√ļblicos nosotros s√≠ lo sabemos todo, adem√°s son incapaces de guardar intimidad pol√≠tica porque son inmorales, tambi√©n falsos y fraudulentos, exhibicionistas, narcisistas, predecibles y detestables.
Eso fue lo que hizo reaccionar a Edward Snowden exanalista de una empresa contratada por la Agencia Nacional de Seguridad de los EE.UU. y que al descubrir sus inmorales prop√≥sitos e intenciones de pretender controlar a la poblaci√≥n estadounidense, mediante el control absoluto de la recopilaci√≥n de informaci√≥n personal, ante eso que le pareci√≥ aberrante, decidi√≥ a costa de su libertad y seguridad personal denunciar y huir, porque la CNS, -mencion√≥- toma datos en red de forma autom√°tica, los almacena y luego analiza, si es necesario filtra, es parte de juego de ‚Äúinteligencia‚ÄĚ, interviene cuentas y datos bancarios, el Big Brother graba conversaciones, las clasifica, y posteriormente las usa a conveniencia.
Esto realmente empez√≥ en el 2012, y a√ļn lo sigue haciendo con la sociedad Norteamericana y el mundo a velocidad el√©ctrica y a trav√©s del espionaje cibern√©tico. As√≠ es c√≥mo se investigan las relaciones sociales y las comunicaciones cotidianas de manera ilegal con sus habitantes y de los ciudadanos del mundo, ante eso Snowden tom√≥ la informaci√≥n suficiente y denunci√≥ con el costo personal que todos conocemos.
Es exactamente lo mismo, y no debe sorprendernos porque no es nuevo, solo inesperado y ruin, finalmente porque nos afecta, aunque se supiera de su presencia y que sabíamos real, nos confiamos. Todos de una u otra manera quienes nos dedicamos a esta bella profesión de informar, somos vigilados, intervenidos, nos borran información, nos amedrentan, nos calumnian, nos mal informan, pero cuando trasciende, como ahora con Pegasus, debemos entender el mensaje y la advertencia de uno de los periódicos más importantes del mundo: El New York Times, y que todo está cambiando. Estamos en una era en la que el poder político en el planeta está en crisis, antes se sabía gracias al poder de la Televisión y la Prensa escrita, que todo estaba bajo control, porque la reacción social era lenta, y de duración corta cuando se daba. Hoy la acción y la reacción es instantánea.
Trump tiene a la prensa escrita más que a la imagen híbrida de la televisión, a golpe diario de Twitter, sometida y golpeada, porque en minutos tiene la respuesta del mundo a sus comentarios, esa es una manara de seguir su liderazgo, la noticia no puede esperar, como antes, 24 horas para conocerse y esperar una respuesta. Bien asesorado, Trump, dicho por él mismo, es un hombre moderno. El periódico digital, avanza incontenible, a primera hora podemos saber qué ocurre en el mundo, checando periódicos locales o internacionales. La preocupación de los espías oficiales es que de ellos sabemos lo que hacen. Y también que tenemos la respuesta a sus fechorías, la calidad moral y la verdad, los amedrenta, aunque exageren nuestros defectos y nos calumnien.

Cualquier sugerencia o comentario, bienvenido. Nuestro correo: eliseoguzmanch@hotmail.com

DI Noticias Noche 20 de Mayo del 2015
Ediciůn Impresa
Portada 2017-07-26 Suscripciones Ediciones Anteriores