Psic. Eliseo Guzm√°n Ch√°vez / Capsulas Empresariales
Posizquierdismo, la perversa simulación
2017-04-25
“Vivimos en la época de los Fake News.
¬ŅQu√© es verdad y que no lo es? La nuestra
nos empuja a hacernos esa pregunta. . . En
alg√ļn lugar entre la mentira y la verdad
yace la verdad‚ÄĚ.
Elena Geuna
Alex Vicente. El PA√ćS. 7/4/17

¬ŅSus verdades? Siempre nos parecieron acicaladas insinuaciones, habituales en los a√Īejos mitos acad√©micos y pol√≠ticos de ‚Äú√ļltima generaci√≥n‚ÄĚ, simples alusiones lucrativas dichas en todos los tonos y medios, principalmente impresos, mosaico propicio porque ah√≠ las cosas dichas, adquieren el valor de democr√°tico y tambi√©n, de elemental preparaci√≥n como demanda m√≠nima para exponer juicios compartidos, lo mismo, la valiosa libertad de elegir ha sido tambi√©n una apuesta a las ilusiones, a las posibilidades de creer en ellas, por eso en un par de d√©cadas atr√°s, pol√≠ticos periodistas todav√≠a tuvieron √©xito, y cinismo, como para presumirnos esa conocida y censurable forma de vida. Dependientes de sus poderosos due√Īos p√ļblicos, fueron inmunes a cualquier juicio. Pero en estos tiempos, las percepciones y las interpretaciones de la necesaria moral adquieren otras tonalidades, con las redes sociales como elemental alternativa, la credibilidad se traduce en inmediata aceptaci√≥n o rechazo y la demanda de la verdad es un estado de √°nimo generalizado e incuestionable. Los tradicionales medios (prensa y radio esencialmente), los de seriedad y prestigio, afortunadamente, crecen y se superan en un nuevo campo de comunicaci√≥n propiciado y patrocinado por la √©tica social, ya no se puede mentir y menos sorprender a nuestros lectores.
No es tan complicado, propongo un ejemplo, la de ciertos profesores universitarios de tiempo completo (incluidos jubilados), periodistas y pol√≠ticos priistas algunos, economistas de profesi√≥n otros, y no les veo a ellos otra faceta que no sea la comodidad del cub√≠culo universitario, y la ‚Äúobligaci√≥n‚ÄĚ de llenar cuartillas sobre la lucha de clases, la pobreza, el hambre, la miseria y la necesidad nacional de una nueva doctrina econ√≥mica y el desgarre personal de las vestiduras como inmaculada protesta por tama√Īas carencias; nunca hemos cre√≠do en los izquierdistas panzones, con sobrada riqueza, o notable abundancia, la izquierda no exagera con sus ambiciones, no tienen ning√ļn valor que no sea el democr√°tico y la lucha por acabar con la desigualdad social, sobre todo en hambre y pobreza extrema, ¬ŅSabr√°n qu√© significa ser luchador social? No me refiero a conocer la biograf√≠a de los aut√©nticos (Heberto Castillo), cuando mucho, solo hacen referencia a esas ejemplares banderas y lo √ļnico que tienen en su curr√≠culo es el movimiento del 68, y con ese manto, han logrado el milagro del ocio y el enriquecimiento personal en un sistema pol√≠tico que todo lo corrompe. ¬Ņinocultables evidencias? casas, coches, propiedades, puestos importantes en el gobierno en turno, cobrando, sumado, el salario laboral por comisi√≥n universitaria y sueldo oficial, y alg√ļn negocillo incluso de edici√≥n que en ese ambiente deja buena lana ¬Ņcierto? Tambi√©n algunos lujillos personales como perder dos o trescientos mil pesos en una noche de p√≥ker, ¬Ņestos son nuestros luchadores sociales oficiales? ¬ŅLos due√Īos de la defensa de la pobreza y la diferencia de clases? Mitos y cuentos, estimado lector, en nuestro pa√≠s, la pobreza es obligatoria y la corrupci√≥n es Revolucionaria e Institucional, y da√Īa todos los ambientes, el universitario no es la excepci√≥n, es un buen distractor y prestigiado refugio, el mejor ejemplo es el Matusaleno l√≠der del FESAPAUV, y la complaciente pasividad de la comunidad universitaria, agachona, mediocre, chambista y feliz con su eternizado l√≠der, su orgulloso representante (ha sido diputado, y aspirante a todo rejuego p√ļblico donde puedan caber su ambiciones a costillas de la UV), individuo que seguramente les da todo. ¬ŅAcaso no conocen sus derechos? Maestros que viven de la comodidad del favor y el ocio corruptor, ¬ŅMiento? Todo huele mal en nuestro corrompido territorio.
Nos dan miedo los acad√©micos demagogos de la ense√Īanza del conocimiento y de la vida pol√≠tica dom√©stica, de la econom√≠a pol√≠tica, del cuento semanal o cotidiano en la prensa, del rollo antiinstitucional, medio al que han pertenecido siempre y fingen aborrecer, simulaci√≥n, pues no saben hacer otra cosa que obedecer y continuar con su mediocre papel de siervos para conservar su tren de consumo y vanidades. Seamos honestos, ¬Ņd√≥nde est√° la verdad de su izquierdismo, si buscan con desesperaci√≥n la n√≥mina del puesto para continuar con una hip√≥crita y rentable vida pol√≠tica, no importa el partido pol√≠tico en turno? En Veracruz, el mes√≠as de la regeneraci√≥n nacional, se est√° rodeando de equivocados ap√≥stoles en la evangelizaci√≥n al cambio honesto, sin traiciones, ni mentiras al pueblo, pero, pues todos traen el sello de la abundancia mal habida y la oculta obediencia institucional de origen, ¬Ņo significa que los expriistas, expanistas, experredistas confesos y dem√°s mugres, ahora si ser√°n un modelo de cambio, y que ante la oportunidad de ser honestos, se olvidaran de abusar y robar? Esto me recuerda un encabezado en primera plana, de la amarillista revista ‚ÄúAlarma‚ÄĚ que causo esc√°ndalo (y atropello social) a la moral cristiana a principio de la d√©cada de los 70, y a prop√≥sito de la ‚Äúposverdad‚ÄĚ y que el asesor de asesores de todos los gobiernos veracruzanos nos puede explicar mejor, esencialmente todo sobre la doble moral: ‚ÄúDE D√ćA CONTADOR, DE NOCHE LILO‚ÄĚ. ‚ÄúEn alg√ļn lugar entre la mentira y la verdad yace la verdad‚ÄĚ.

Cualquier sugerencia o comentario, bienvenido, nuestro correo: eliseoguzmanch@hotmail.com
DI Noticias Noche 20 de Mayo del 2015
Ediciůn Impresa
Portada 2017-06-28 Suscripciones Ediciones Anteriores