Ma. Elvira Santamaría Hernández / En Pocas Palabras
La subasta de candidaturas
2017-03-29
Los partidos políticos están en lo suyo: el negocio de las candidaturas.
Estas transacciones resultan m√°s truculentas y peleadas que el llamado ‚Äėdraft de piernas‚Äô o vergonzoso mercado de futbolistas, que organizan los due√Īos de clubes en Canc√ļn cada temporada, para comprar y vender los contratos de jugadores.

El negocio de las candidaturas es en tiempos de crisis la panacea partidaria, es la gran subasta que sin el menor pudor llevan al cabo todos los partidos políticos.

Los tenemos a la vista. Los dizque procesos de selección para presidentes municipales, así como para ocupar la sindicatura y las regidurías en los próximos ayuntamientos, terminan entregándose al mejor postor, así sea bajo la mascarada de asamblea, consulta a la base, acuerdo cupular, encuesta, ridícula rifa y hasta cuota de género.

La democracia decadente de las franquicias políticas mexicanas, ha resultado más oscura, sobornadora y defraudadora que, por ejemplo, la oscura, sobornadora y defraudadora empresa multinacional Odebrecht, cuyos escándalos sacuden a gobiernos y a importantes empresas en países latinoamericanos y en Estados Unidos, menos en México, porque aquí no pasa nada, pese a los firmes y detallados informes de corrupción dados a conocer por participantes confesos.

Volviendo a los partidos, la selección de candidatos ha descendido como decía, a ser una burda subasta, que además, en numerosos casos se ha abaratado o se ha cerrado de manera que solo participan ciertos clanes y caciques.

Los partidos ya ni siquiera se toman el trabajo de disimular, de aparentar un poquito de democracia. Tenemos el caso del PRI. Si como se publicó el tricolor cobró a los precandidatos 30 mil pesos por inscribirse, y estamos hablando de 212 municipios, pues el negocio ya de entrada dejó al partido una ganancia de muchos ceros, nada despreciable.

A eso hay que agregarle y aquí mismo, en la región sur tenemos muestras, la designación de personajes prácticamente sacados de la chistera de un mago, porque de trayectoria y méritos partidarios, ni hablar.

En el PAN, mientras no hubieron posibilidades reales de llegar a ganar elecciones, el idealismo predominó. Pero una vez que Acción Nacional pasó de lo utópico a lo posible, la avaricia brilló también en los ojos de quienes vieron en esas siglas, el trampolín perfecto para alcanzar sus ambiciones y para enriquecerse. Así, hoy por hoy, en la esquina blanquiazul también se cuecen habas y las influencias y las conveniencias a veces pesan más que décadas de fiel militancia.

Morena, el partido de Andrés Manuel López Obrador, ha sido copado no por tribus, sino por trabas y contradicciones en sus procesos de selección. Allí se cotizan las filias y fobias, las cercanías y lejanías con AMLO. Las bases se han topado de repente con designaciones no consensuadas, con criterios arbitrarios para otorgar candidaturas. Lo que en un municipio es razón para ser candidato, en el otro es motivo para quedar fuera. Y entonces se siembra la recochina duda de la negociación.

El PRD, Movimiento Ciudadano, el Verde Ecologista, el PT, Nueva Alianza y Encuentro Social, organizaciones que tambi√©n cobran con cargo a los ciudadanos, han funcionado eventualmente -no todos-, como brazos de otros partidos. Se cotizan en raz√≥n de la estrategia de los partidos grandes y garantizan posiciones para los aliados y recomendados de √©stos. Incluso a trav√©s de alguno de ellos, los partidos ‚Äėgrandes‚Äô fraguan derrotas de sus propios candidatos en las llamadas, desde hace mucho tiempo, concertacesiones.

Ante este panorama, los militantes tienen un margen de maniobra muy acotado y los no militantes prácticamente ninguno, porque no intervienen en la designación de los candidatos y tienen que aceptar lo que los partidos les ponen en la boleta, sean -como decía Vicente Fox-, serpientes, tepocatas o... chapulines.

De los candidatos independientes nos ocupamos tan poco, que dif√≠cilmente logran la atenci√≥n del electorado, cuando quiz√° a trav√©s de ellos, tuvi√©ramos la √ļnica forma de castigar y desmantelar los negocios de subasta de cargos en los partidos pol√≠ticos.
DI Noticias Noche 20 de Mayo del 2015
Ediciůn Impresa
Portada 2017-07-26 Suscripciones Ediciones Anteriores