Ma. Elvira Santamaría Hernández / En Pocas Palabras
Alcohol, sangre y odio en las tribunas
2017-02-22

El pasado domingo la jornada de futbol se vio opacada por la violencia desatada en las tribunas del estadio Luis ‘Pirata’ de la Fuente en Veracruz.
Los noticieros y comentaristas dedicaron bastante tiempo a reseñar y describir los pormenores de la barbarie mostrada por los delincuentes, camuflados bajo la etiqueta de porras, sedientos de violencia, de desquite, de rencor contra su realidad y contra los que ellos identifican como enemigos, por el hecho de apoyar a otro equipo igual de beligerante que el suyo.
Golpes, patadas, lesiones con arma blanca, heridas producidas por botellas de caguamas lanzadas desde las tribunas hacia el campo; frustración, salvajismo y saña, en un rato que se supone era de esparcimiento y diversión.
Los directivos del equipo ‘Tigres’ de Monterrey, culpan a los fanáticos de la oncena jarocha, y aseguran que ellos acorralaron a sus apoyadores.
Por su parte el propietario del equipo Tiburones, el exdiputado Fidel Kuri, dice que los provocadores fueron los seguidores de ‘Tigres’: las famosas y temibles porras de ‘Los Lokos’ y ‘La Libre’, que ya no los quieren admitir en ningún estadio.
¿Quiénes comenzaron? Quizá los videos puedan dar respuesta cierta a esa pregunta, pero lo que sí está visto es que de ambos lados hubo gente alcoholizada y embrutecida, que ha contribuido a alejar a las familias del disfrute presencial del deporte más popular en este país.
Responsabilizan de los reprobables hechos a la ausencia de más elementos policiacos en el partido de futbol. Caray, si estamos viendo que no hay suficientes policías para cuidar las calles y las escuelas de las ciudades, ¿de dónde van a sacar a cientos o miles de elementos para concentrarlos en evitar que nos ‘engorilemos’ al asistir a un juego?.
El manual de seguridad de la Liga MX asegura que los equipos locales son responsables de lo que suceda adentro del inmueble, y las autoridades del estado son las que se encargan de la seguridad externa. Eso es lo que dice el manual.
Independientemente de ello, es muy probable que el origen, de la degradación del ambiente en los estadios de México -no solo pasa en Veracruz-, sea el relajamiento de los controles de seguridad pero sobre todo, el desmedido consumo de bebidas embriagantes e incluso de estupefacientes, como se ve en un video tomado allí en el ‘Pirata’ y que circula en las redes.
Y para colmo, la actitud irascible de los que son cabeza de sus equipos, con la mostrada por el Tuca Ferreti, solo atiza más la hoguera.
El negocio de la venta de cerveza y de otros licores en los estadios son un gran negocio para los empresarios del futbol, además de los derechos de televisión y la taquilla. Si no, vean lo magnífica que está el área de bar, en el ‘Pirata’, para ver el juego.
Fidel Kuri no es un filántropo y no mantiene al equipo en Veracruz por un “gran amor” a la afición. Es un negocio que manejó ventajosamente con sus cuates Fidel Herrera y Javier Duarte.
Ahora, enfrentará multas y se quejará de injusticias de la Federación así como de persecuciones del gobierno de Miguel Yunes. Sí, pero les aseguro que no va a tomar ninguna medida par restringir la venta de bebidas embriagantes, eso, seguro que no.
Así que, tendrá que apaciguar a sus porras y porros e invertir en más seguridad en el estadio. Pero, de sus ganancias y ya no de nuestros impuestos.
DI Noticias Noche 20 de Mayo del 2015
Edicin Impresa
Portada 2017-04-25 Suscripciones Ediciones Anteriores